Javier Pérez

¿4 razones básicas al porqué no renunciar a tu gato estando embarazada?

sin-titulo

¿Cansada de que te llamen loca cuándo dices que vives con un gato estando embarazada? ¿Te han animado a abandonarlo? En un mundo de sobreinformación, la calidad de la misma puede en ocasiones brillar por su ausencia. Lee atentamente éste artículo y llénate de razones para atajar de una vez a aquellas voces que en realidad vienen a  llamarte: “come-mierda”.

¡Has oído bien! Existen muchas estadísticas que demuestran que la infección de la toxoplasmosis (nombre de la enfermedad) en el ser humano se debe en la mayoría de los casos a causa de la ingestión de carne poco cocinada, de vegetales y hortalizas mal lavadas o el contacto directo con suelos contaminados. Por la infección de las heces de los gatos es poco probable. No podemos asumir a la ligera que si una mujer se infecta, sea a causa de su gato, ya que hay que sumar que la enfermedad es también muy rara en estos felinos, prácticamente nula en aquellos que viven en casa y no acceden al exterior libremente.

En España, se realizan en ginecología pruebas rutinarias a las embarazadas para la detección de anticuerpos de la enfermedad. Entendemos que algunos médicos adviertan a las mujeres del peligro del contacto del gato, siempre y cuando la información no esté desvirtuada de la realidad ni exagerada. Hay que tener muy claro que para la infección, primero el gato tiene que estar infectado, éste depositar las cacas en la arena, quedarse un periodo de entre 1 y 5 días sin recoger,  limpiarlas con las manos y éstas metértelas en la boca…

¿Difícil verdad? Pues parece que no acaba de quedar claro. ¿Acaso no es más sencillo que te sirvan un entrecot poco cocinado en cualquier restaurante, a comerte las cacas de tu gato?

Entonces, ¿qué puedes decirle a toda aquella persona que pretende acabar con el amor entre tu gato y tú? ¡Toma nota y memoriza!

  1. No como cacas, ¡gracias! no es cuestión de estar a dieta, es que no me van.
  2. En casa no hay falta de higiene, ya que es el principal foco de infección, ésta no se produce tocando o acariciando al gato.
  3. Limpio la bandeja de arena diariamente con una paleta con la ayuda de guantes.
  4. No dejo salir al exterior a mi gato, evitando que cazando pueda comer carne contaminada.

Y finalmente, recuerda éste gran eslogan:

SI VAS A DAR UNA VIDA,  NO ABANDONES OTRA, ¡INFORMATE!

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top