Yenny Rivero

Autoimagen… El espejo si engaña

mujer-mirandose-en-un-espejo_1139-519

Hace 23 años que utilizo una técnica para quererme, y es mirarme en el espejo durante unos minutos, sin prisas, deteniéndome, observando. Incluso tengo “mi estilo Pataky” con giro de medio lado. No hago apreciaciones, solo miro. Intento guardar mi imagen en el cajón mental destinado a ella. El cuerpo se puede transformar en cada etapa de tu vida. Y sé de lo que hablo, cogí 20 kilos en cada embarazo. Pero con constancia, que no obsesión, se pueden conseguir resultados. No hay que ser esclavo de nada y menos del cuerpo que es una vaina. Vamos a tratar el tema de la autoimagen.

Autoimagen: la imagen que cada cual se forja en su mente sobre si mism@.

Siguiendo con el espejo me gustaría comentarles que, eso que hago todas las mañanas, es uno de los ejercicios que suelo mandar para trabajar autoestima. Uno de los más difíciles de ejecutar y de los que más resistencia ofrecen mis pacientes. La insatisfacción con nuestros cuerpos es tan dura que los científicos han acuñado un nombre para eso, “la normativa del descontento”. No nos vemos con realismo, nos centramos en los defectos. Por eso mando observar, no valorar. En la segunda parte del ejercicio sí entro en los detalles. Centrarte en lo que te gusta. Siempre, siempre hay algo. Enumera lo hermoso que ves en ti.
El mundo está lleno de personas acomplejadas a causa de una mala percepción. Tu cuerpo cuenta tu historia. No lo olvides.
Y ¿Qué imagen tienes de ti? ¿Qué se esconde al mirarte? Pudor, vergüenza, rechazo, asco, tristeza, malestar, repulsión, decepción, frustración…
Una imagen negativa de tu cuerpo puede influenciar en tu día a día: escasa habilidad social, dificultades sexuales, trastornos de alimentación… En ti está el cambio. ¡Comienza ya! Hay mucho en juego: tu vida.

A continuación me gustaría dar algunas pautas para aprender a valorarse:

1. “Ámate a ti mism@ y verás que alguien te amará”. A ver… ¿Cómo es esto? ¿Si voy de quererme conseguiré que alguien se fije en mí? Graso error. La cosa es valorarte sencillamente porque estás a gusto con lo que ves, no de boleto de trueque. La imagen de ti mism@ es un trabajo interior.
2. Es absurda la comparativa. Si pretendes tener un cuerpo que no es real tenemos que trabajar otros aspectos de la personalidad. Si el agua cambia, imagínate unas formas con músculos, grasa y huesos. Si un día no te gustas, condénsate, ebulle, evapórate si hace falta, un día es un día, pero acéptate en tu vida.
3. Cuida tu cuerpo. No me refiero a dormir ocho horas y beber dos litros de agua y “que divina estoy”. Me refiero a hacer ejercicio: caminar, correr, bicicleta, yoga, perderte en el monte… Pero pon la máquina en marcha. Funciona.
4. Aceptación que no es acomodación. No hay nada peor que el victimismo. Si no paras de comer háztelo mirar: carencias afectivas, metabolismo, estrés, ansiedad… Se puede tratar. Ojo, no a la dieta. Si a aprender a comer sano.
5. El éxito depende de muchos factores: inteligencia, decisiones, suerte… Te puedo asegurar que rostro y cuerpo no dicen nada si no van acompañados de esencia.
6. Modifica tu lenguaje. Las palabras en la mente hacen, y mucho. Aprende a ver lo bueno en ti.
Para finalizar les quiero dejar un mensaje: no existe el ideal de belleza, lo hermoso es tener esencia, es tener actitud. Lo perfecto es ser imperfecto defendiéndolo con gracia, como solo sabrías hacerlo tú.

Yenny Rivero
Sexóloga y Bloguera
www.con-sex.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top