CONSEJOS

Cascabelitos, la prostituta de lujo de la alta burguesía catalana

hand-556775_960_720

¿Has oído hablar alguna vez de “Cascabelitos”? Hace tiempo, era una prostituta de lujo de la alta burguesía catalana. Sin embargo, el asesinato al que se vio sometida conmovió a todos y, aunque se ha intentado aclarar qué pasó, lo cierto es que todavía no se sabe nada.

Pero empecemos desde el principio. ¿Quién era Cascabelitos?

Carmen Broto, que es así como se llamaba Cascabelitos, llegó a la ciudad condal procedente de Huesca, más concretamente de Guasa. Su familia era campesina pero al parecer le ofrecieron un puesto de sirvienta en esa ciudad y ella decidió marcharse, seguramente para ayudar a su familia. Sin embargo, descubrió muy pronto que tantas horas de trabajo por un sueldo modesto no era lo suyo y que jamás podría darse “caprichos”.

Así que el día que libraba (que en esa época sólo era una tarde) se iba al parque y observaba a los hombres que se volvían para mirarla.

Con 18 años, con un cuerpo sensual y a sabiendas que era el deseo de muchos hombres, se tiñó su pelo de rubio y se ciñó los vestidos para que sus curvas se apreciaran mucho más. Así emprendió su nueva vida dejándose ver en salones, restaurantes y bailes de la alta burguesía (cómo, no lo sabemos).

Muchos llegaron a considerarla la Jayne Mansfield española.

Poco a poco fue rodeándose de personajes de alto standing y también cameló a muchos policías con los que mantenía buenas relaciones. Muchos la cortejaban, querían que fuera de ellos y muchos se convirtieron en protectores suyos como Ramón Pané, que le compró un piso; Julio Ramonet, que le regaló una casa, etc.

En poco tiempo consiguió lo que siempre había querido: joyas, dinero…

No le importaba nadie salvo una persona, Jesús Navarro Manau, un joven que trapicheaba con cocaína y con el que entabló una relación de complicidad. Sin embargo, no era tan “bueno” como creía Carmen ya que ideó un plan para robarle las joyas. De hecho, tenía varios compinches para hacerlo y llevaron a cabo el plan donde pretendían, no solo robar, sino también asesinar a “Cascabelitos”, apodo que le pusieron por la forma de vida tan alocada que tenía.

Sobre su asesinato poco podemos decir ya que, aunque hubo un culpable, muchos no piensan que ocurrieran esos hechos sino otros. Pero es un secreto guardado bajo llave del que nadie quiere hablar. ¿Relacionado con la política? Bien pudiera ser ese el caso.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top