CONSEJOS

Cinco placeres sexuales que te harán arrugar la nariz

dia-romantico-en-la-playa_1098-89

Dentro de las relaciones sexuales, hay algunas prácticas que tienen un público muy limitado porque, al resto de personas, puede parecerle algo asqueroso, o que no harían por nada del mundo. Sin embargo, ahí están y no es que se vaya diciendo a viva voz, pero sí que se conoce que tienen bastante público.

Las parafilias y fantasías sexuales extrañas hay a millones. No es algo que puedas esconder hoy día aunque sí la práctica de las mismas. Ahora bien, aunque parezcan extrañas, algunos las recomiendan para llegar al clímax y tener un orgasmo de los que recuerdes toda la vida.

Entre ellas, están:

  • La urofilia es una de las parafilias que muchos hombres tienen y que se puede ver en muchos vídeos de internet. Se refiere a la fijación por orinar en la persona, o porque una persona le orine a otra y sentir ese “agua” caliente por el cuerpo, o por otras zonas. También hay una fijación por la materia fecal aunque, en este caso, no se llamaría así, ya que ésta solo hace referencia a la orina.
  • La emetofilia es en realidad sentir placer porque la pareja le vomita en medio del clímax o bien tienen relaciones sexuales en superficies poco “higiénicas”, por no decir llenas de vómito. No es que sea una relación sexual muy “sana” pero hay personas a las que les gustan este tipo de prácticas.
  • El parcialismo es una práctica mucho menos asquerosa que la anterior. Se trata de una fijación sobre una parte del cuerpo que no son los genitales. Normalmente esa fijación la tienen sobre las manos, los pies, las axilas, etc.
  • Esta práctica puede llevar a sufrir problemas de salud, a menudo bastante graves. Y es que se trata de introducirse por el ano cualquier tipo de líquido para, de esa manera, alcanzar el clímax. El problema viene que, a menudo, se pasan y se pueden estar haciendo un daño importante en el cuerpo.
  • La hemos dejado para el final porque llega a ser macabra. Nos estamos refiriendo al placer de llegar al clímax mediante la amputación. Las personas que lo practican se excitan con el roce de la herramienta, tanto que, muchas veces, son ellos mismos los que se amputan para sentir el placer.
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top