CONSEJOS

Cómo practicar sexo anal y no morir en el intento

woman-139206_960_720

¿Por qué es oír hablar del sexo anal y todas apretar el culete? ¿Por qué se ha convertido en un tema tabú y todos consideran que es una “cochinada” cuando no tiene nada de malo?

Desde la Edad Media el sexo anal era algo malísimo. Hasta las religiones lo condenaban por razonamientos que no tenían peso: por riesgo higiénico, porque era un delito, porque así no se tenían hijos y eso no era lo que mandaban las religiones, etc.

Hoy día el sexo anal es una de las prácticas utilizadas entre las parejas homosexuales y, si bien se tolera, todavía son muchos los que le temen, sobre todo porque consideran que ese agujerito es para “salir” y no para “meter” o que está demasiado “sucio” para introducir por ahí algo.

Pongamos las cosas claras: el sexo anal, sobre todo al principio, puede resultar molesto, que no doloroso, siempre y cuando no se dé su tiempo. Necesitas una masturbación previa antes de intentar que te metan algo, ya sea un vibrador, un consolador o el miembro de tu pareja. Y sí, va a requerir más tiempo que la masturbación vaginal, pero al mismo tiempo vale la pena.

Entre las medidas a tomar en cuenta están:

  • Usar protección. Ya no es solo por la mujer, sino también por el hombre porque se pueden provocar infecciones.
  • Ir con cuidado porque esa zona es muy sensible y pueden hacerse heridas o hemorragias pequeñas que den muchos problemas. Por eso hay que hacerlo pero sin aplicar mucha fuerza, dando tiempo al cuerpo para acostumbrarse.
  • Las primeras veces puede ser útil tomar un laxante antes de practicar el sexo anal para que el conducto anal esté limpio y no temas que pueda haber presencia de “cosas asquerosas”.
  • Necesitarás lubricación en la zona porque, al contrario que la vagina, no tiene lubricación y además los músculos no son tan elásticos con lo que dilatar puede ser difícil si no te tomas tu tiempo.
  • Recuerda masturbar. A menudo a las mujeres nos puede gustar una doble masturbación, es decir, por un lado el ano y, por otro, el clítoris o la vagina. ¡Se disfruta mucho!

Por supuesto, todo es probar porque muchas mujeres temen el sexo anal pero después disfruten de él. Si no es así, habla con tu pareja para que no lo haga, no a todas las mujeres les tiene que gustar esto.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top