salud

Cómo recuperar la sexualidad después de una violación

stop-1290997_960_720

Sufrir una violación es un acto que no debería ocurrirle a ninguna mujer. Desgraciadamente, pasa, y aprender a superar esa situación y volver a vivir tu sexualidad conlleva un tiempo para curar, no solo el cuerpo, sino también la mente.

Hoy día muchas mujeres se han visto en la desagradable situación de ser víctimas de una violación. Y en la actualidad hay algunas que han pasado página y han podido vivir el sexo con la satisfacción que tiene; sin embargo, otras siguen luchando para recuperarse.

Por eso hoy queremos ayudar a esas personas a que sepan que no están solas y ayudarlas a recuperar su cuerpo y su sexualidad. Porque ellas no deberían sentirse mal por tener una relación consentida con otra persona.

Date tu tiempo. No es nada mal que, durante un tiempo, no quieras tener relaciones sexuales. En ocasiones es hasta adecuado porque necesitas recuperarte de tus heridas, tanto externas como internas. Pero tampoco debes quedarte así para siempre.

Poco a poco. Si tienes pareja, intenta ir poco a poco, empezando con caricias, con besos, cualquier cosa y hasta que tú veas que te pones nerviosa. Al principio será muy corto el tiempo que tolerarás el contacto físico. Pero con paciencia y con la ayuda de tu pareja irás abriéndote y confiando en esa persona para que te ayude.

Necesitas apoyo. De tu pareja, de tus amigos… De toda esa gente que tienes a tu lado y que ahora mismo puedes no ver. Hablar con ellos, confesarle lo que sientes, puede ayudarles a saber qué hacer o decir para apoyarte.

Si no tienes pareja y alguien liga contigo… la sinceridad es tu mejor baza. Explica el problema y que no puede pedirte lo que a otras mujeres porque tú necesitas volver a confiar en las personas, más en un momento tan íntimo, donde te sientes desprotegida y cualquier comentario fuera de tono puede volver a hacerte revivir tus miedos.

Ve el sexo como algo mágico. Muchas veces las mujeres que sufren violación piensan que ellas son las que han provocado la situación, que se lo han buscado, cuando no es así. Pero eso hace que no vuelvan a mirar a nadie o que, si se les acercan, es porque quieren lo que quieren. Pues bien, cambiando esa forma de pensar por algo mágico y dulce, puede ayudar a la mujer a sentirse más segura y tranquila.

Habrá una persona especial. Esa que esperará, que intentará ayudarte y que no le importará el tiempo que tenga que pasar para que tú estés cómoda. Por supuesto, a veces se necesita un empujón para salir (por lo que un empujón si no va a mayores, no viene mal).

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top