BDSM

Cuidado con el BDSM, chica, que hay riesgos

erotica-1211884_960_720

En el sexo hay muchos riesgos. No son pocas las parejas que han acabado a urgencias por jugar con juguetes sexuales, por alergias al semen, por lubricantes que han provocado consecuencias negativas o por muchos otros problemas y, en el caso del BDSM, si no se practica con seguridad, una de las premisas y pilares importantes de esta práctica sexual, puede tener riesgos importantes.

Cuando te metes en el mundo del BDSM sabes que habrá personas que jueguen contigo, que utilicen pinzas, fustas, látigos, palas, etc. Y, como no, es posible que te dejen alguna señal, aunque si encuentras un dominante experimentado puede que no te deje marcas que se noten, ni cicatrices. Además, ten en cuenta que las marcas pueden ser visibles solo unos minutos, tal vez unas horas, pero no mucho más.

El problema viene cuando las actividades que se llevan a cabo se realizan por personas que no están experimentadas. Un ejemplo, un hombre que llega, coge una pala y piensa que es como mover una raqueta de tenis, que solo tiene que golpear y ya está. Inevitablemente la persona a la que golpee quedará con una marca que puede llevarla a tener una lesión, a tener que ir a urgencias o incluso a temer volver a experimentar el BDSM por miedo a nuevas marcas, nuevas lesiones o a que le vuelvan a hacer daño.

Es por eso que, cuando se va a experimentar en el BDSM, hay que tomar unas medidas previas para evitar problemas. Entre ellas están:

Usar lubricante. El lubricante parece que solo es para lubricar pero en realidad puedes usarlo para aplicarlo después de una sesión, por ejemplo con fustas, palas, reglas… Es una forma de aliviar la marca y que el enrojecimiento no vaya a más. En algunos casos, cuando los golpes han sido mayores o más fuertes, se pueden aplicar cremas de farmacia (para moratones) porque, si bien pueden no salir, con ello estás previniendo que vayan a aparecer o que lo hagan menos dolorosos.

Cuidar el tiempo. Las marcas de cuerdas, sobre todo en el bondage o en las restricciones, pueden mantenerse un tiempo pero, pasado este, empiezan a dejar marca en la piel debido a que no circula bien la sangre en esa zona. Para evitarlo, nada como controlar el tiempo y soltar a la persona un poco para que recupere el riego sanguíneo. Al principio es posible que ese tiempo sea muy corto pero con el tiempo se podría llegar a aumentar. Si empiezas a notar la piel fría o una coloración más blanca en esa zona de la cuerda, es hora de soltar porque necesita recuperar la sangre. Por supuesto, no ates muy fuerte.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top