BDSM

El BDSM puede ser bueno, ¡toma nota!

adult-2807094_960_720

El BDSM lleva entre nosotros mucho tiempo. Antes, era un tema tabú, algo que solo unos pocos conocían, y era un “club” elitista.

Sin embargo, tras 50 sombras de Grey, parece que el BDSM ha salido a la luz pública y muchas parejas lo han probado. Hay muchos detractores, que opinan que el BDSM es una forma de maltrato, y otros que piensan que es una forma de romper con la rutina del sexo y además desinhibirse un poco. Pero, ¿qué hay de verdad y de mentira?

Partamos de la base de que todos tienen razón, porque es así. Todos tienen razón en que puede ser algo bueno y algo malo porque va a depender de la persona o personas que lo lleven a cabo y lo hagan según los principio (sano, seguro y consensuado). Pero, ¿a que no sabes que tiene muchos beneficios en las relaciones sexuales? Hoy te hablamos de algunos de ellos:

Reduce el estrés. En una sociedad en la que siempre vamos estresados, aun cuando nos levantamos de la cama después de haber dormido, el BDSM puede ayudar a sentirte libre, a dejar que tu cuerpo y tu mente se tranquilice, que se reduzca el estrés. No es para menos, dejas tu voluntad a otra persona que es quien controla y una solo debe dejarse llevar. Y aunque pienses que la otra persona no disfruta, lo cierto es que sí, igual que a quien domina. Por eso es que el rol de Amo o de sumisa, de Ama o de sumiso, se disfruta tanto.

Crea emociones positivas. El hecho de sentirte tranquila, de notar que se te van de la cabeza los problemas y todo lo que entraña el día a día hace que te sientas mucho mejor. Que incluso puedas querer estar las 24 horas del día así porque sientes emociones positivas. Los expertos comentan que las prácticas del BDSM tienen efectos similares a cualquier ocio o deporte, lo cual implicaría que te sintieras tan bien tras una sesión.

Mejora la salud mental. Si bien el BDSM no es para cualquiera, puede ayudar a muchas personas a sentirse mejor mentalmente. No decimos con ello que vaya a curarte de alguna enfermedad, pero en ocasiones, temas como la autoestima o el no poder abrirte al sexo pueden tener una ayuda en el BDSM (siempre y cuando se dé con la persona adecuada que te sepa guiar).

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top