Encarni Arcoya

El erotismo en las novelas románticas

read-369040_960_720

Cuando las novelas de 50 sombras de Grey salieron, fueron un boom. Muchas editoriales querían su propio sr. Grey, muchas escritoras querían escribir sobre hombres dominantes, y muchas lectoras fantaseaban con las escenas subidas de tono de esos libros. Por supuesto, siempre hay excepciones.
Pero algo que sí hay que agradecerle a 50 sombras de Grey, y no, no hablo de que mostrara el BDSM ni tampoco de que nos hiciera ver que un hombre que podía ser acusado de malos tratos, como lo caracterizaron algunos, era la fantasía de muchas mujeres. Hablo de que, con 50 sombras de Grey, llegó la oportunidad para el género romántico y erótico que antes era apilado en un rincón de las librerías. Este pasó a ser la cabecera de muchas, a formar parte de escaparates y a venderse como nunca antes lo había hecho.
El erotismo siempre ha estado ahí. Pero, quizá por tabú, quizá por otra cosa, no se trataba demasiado en las novelas, pasaba con pinceladas, se describía pero nunca el acto en sí, y si se hacía, se trataba lo más discretamente posible (al margen de que ya existían libros de otros autores que trataban el erotismo, incluso el BDSM, a un nivel más puro).
Hoy día hay un amplio abanico de novelas románticas y eróticas que tratan las escenas sexuales, que incluso son el centro de atención en la trama, y que nos las reflejan de varias maneras: a veces descriptivas, a veces con sentimientos, a veces una mezcla de ambos. Los escritores han sabido dar forma a esos anhelos que las lectoras, ya que hay más público femenino que masculino en este género, para llegar a esa lectora y asombrarla, hacerla suspirar y empatizar con lo que en ese momento se siente.
No puedo decir que hablemos de tabú ahora mismo porque no parece haberlo. Se ha escrito de tríos, de infidelidades, de relaciones sexuales en todos los géneros y sentidos, de prácticas sexuales conocidas y desconocidas, y de erotismo que no tiene por qué desembocar en una relación sexual.
Si se coge cualquier libro, de temática generalista, histórica, thriller, etc. te encuentras alguna alusión a un amor, algún coqueteo con el erotismo. Porque, como me dijo una buena amiga: el amor está en todos lados; entiende de historia, entiende de leyendas, entiende de misterio y, como no, entiende de la vida.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top