CONSEJOS

¡Empecemos a lubricar más!

studio-660806_960_720

Son muchas las mujeres que sufren en silencio, que piensan que no lubrican lo suficiente porque sus parejas no son capaces de “encenderlas”. Y sí, puede ser ese el caso, pero también puede deberse a que las mujeres no lubriquen lo suficiente de manera natural.

Una falta de lubricación se traduce en que las relaciones sexuales se vuelven más dolorosas. Es por eso que hay que tener cuidado porque, lo que se quiere es disfrutar, ¿a que sí? Pues para ello, a menudo, la lubricación se puede conseguir de otras formas. ¿Quieres saber cómo?

  • Aunque no te lo creas, el consumo de agua es muy importante. Seguro que recuerdas de cuando estudiabas que el cuerpo está formado por tres cuartas parte de agua, por ello, es un elemento importantísimo. Y de eso se trata, de ayudar a que el cuerpo esté hidratado pero, también a que nos ayude con la lubricación porque notarás la diferencia.
  • Higiene íntima. Sabemos que es un engorro eso de levantarte, sobre todo con el invierno, y, con el frío que puedes tener, ponerte a ducharte o a lavarte tus partes íntimas. Vamos, que te despiertas seguro como te pille el agua fría. Pues bien, de lo que hablamos en esta ocasión es que la higiene íntima ha de ser muy importante porque, de no llevarla a rajatabla, puede haber un cambio de pH que haga que no lubriques bien (además de otros problemas como infecciones recurrentes).
  • Alimentación. Siempre se ha dicho que somos lo que comemos. Y es que, la alimentación, influye en nuestro cuerpo, pero también en la zona íntima. Por ello tienes que cuidarla para poder tener una buena lubricación en tu zona íntima.
  • Lubricación externa. No pasa nada si tienes que utilizar un poco de lubricación externa. Eso sí, si ves que siguiendo los consejos no mejora nada, quizá debas acudir a un experto. La vitamina E, por ejemplo, puede ayudarte a lubricar mejor. No hablamos de tomarla, sino de coger una pastilla, romper la cápsula y aplicarla en la zona vaginal. Es un pequeño truco.
  • Adiós al estrés. ¿Te pasa que cuando estás con tu pareja no dejas de pensar en el trabajo, la casa, los niños? Pues stop. Eso acaba con cualquier excitación y lubricación.
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top