bienestar

¿Eres perfeccionista en el trabajo? Cuidado en el sexo…

bed-1979270_960_720

¿Eres una persona a la que le gusta la perfección en la vida profesional? ¿Te gusta mantener todo bajo control? Eso está bien pero, en la vida sexual, puedes llegar a tener muchos problemas. Por eso, si eres perfeccionista en el trabajo, el sexo puede no ser tan satisfactorio como querrías.

Ser perfeccionista es buscar siempre el nivel más alto de rendimiento, es intentar controlar todo para que salga tal y como esperas y querer que ese resultado sea el mejor posible, el más alto, el más grande. El problema es que, cuando se quiere controlar tanto, los problemas que pueden acontecer y que dan dificultades para la consecución de lo que se busca, hace que se sea muy crítico y que además se tienda a ser negativo con los demás y con uno mismo (porque piensa que no es suficiente todo lo que hace).

Sin embargo, en cuestión de trabajo consigue su cometido. Ahora bien, en cuestiones sexuales, el perfeccionamiento puede tener problemas. Así han concluido los psicólogos Joachim Stoeber y Laura N. Harvey, de la Universidad de Kent, en Inglaterra.

Según los psicólogos, una persona perfeccionista en el trabajo puede tener una baja autoestima sexual debido a que no puede controlar todos los aspectos y se llega a autoboicotear él o ella mismo/a.

Según los resultados, se puede ver que hay un descenso en las relaciones sexuales además de que la satisfacción sexual es muy baja (debido a que se está tan preocupado en los detalles que no se disfruta). Además, la aparición de las disfunciones sexuales tales como la anorgasmia, falta de deseo sexual, etc. pueden perjudicar las relaciones de pareja y hacer que se vean como un trabajo que no se quiere hacer porque se sabe que “fallan” cuando en realidad es su necesidad de perfeccionamiento lo que provoca ese pensamiento.

Por supuesto, se está a tiempo de eliminar el problema ya que con ayuda profesional se puede lograr un resultado satisfactorio siempre que la persona perfeccionista quiera avanzar y dejarse llevar (y su pareja también ponga de su parte y la haga disfrutar sin necesidad de pensar en los resultados o en los detalles).

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top