PSICOLOGÍA

Esto es lo que distingue a una “niñata” de una “mujer”

mujer-sonriendo_1139-510

Siempre se dice que una persona, hombre o mujer, debe actuar según su edad. Pero en ocasiones la personalidad de cada uno influye mucho más que la edad y eso hace que se piense y se viva de manera diferente. En el caso de las mujeres, hay muchas personalidades y muchas formas de enfocar la vida. Las que se empeñan en ser independientes, las que se sienten vulnerables, las que quieren que todo les sea hecho por los demás… Hay tantas que nos pasaríamos horas y horas poniéndolo.

Por eso, hoy os traemos cuáles son las diferencias entre una niñata, o una mujer inmadura, y una verdadera “mujer” en toda la definición de esa palabra. ¿Quieres saberlo?

  • Las mujeres inmaduras son aquellas que necesitan controlar todo en todo momento, sobre todo sus parejas. No tienen la confianza suficiente para saber que, si no está con ella, no tiene nada de qué temer. En cambio, una mujer que controla es aquella que está segura de sus sentimientos y de lo que sienten los demás dando libertad a todas las personas pero, al mismo tiempo, sabiendo que están ahí y que se acuerdan de ellas.
  • Una mujer inmadura no quiere decir que use un vocabulario barriobajero, no es a eso a lo que nos referimos, pero sí será una persona con la que no se puede entablar una conversación o una discusión porque al final acaba demasiado alterada. Una mujer madura consigue mantener la atención de la persona, no tiene altibajos y ofrece un buen razonamiento para todo, además de estar siempre dispuesta a solucionarlo.
  • Empatía. Las mujeres inmaduras es muy complicado que se sepan poner en la piel de la otra persona puesto que su prioridad es ella sola y los demás solo son instrumentos que puede usar para conseguir lo que quiere. En cambio, las mujeres de verdad sí que empatizan y saben cuándo ofrecer su ayuda sin recibir nada a cambio.
  • A las niñatas no les gusta estar solas porque, así, no tienen a nadie que alabe lo que hacen o que le hagan cosas. En cambio cuando una mujer está tiempo sola finalmente acaba por apuntarse a algún curso o hacer algo que implique un crecimiento personal. Se anima a hacer cosas nuevas, a relacionarse con los demás para después compartirlo con la pareja.
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top