BDSM

Formas de castigar en BDSM

verona-1488742_960_720

Cuando en el BDSM un Amo tiene que castigar a una sumisa, no solo puede ponerla de rodillas y pegarle hasta que su trasero esté morado o bien atarla y dejarla sola. En realidad, dentro del BDSM, hay muchas formas de castigar a una sumisa, siempre y cuando previamente se hayan consensuado, por supuesto.

Entre los castigos que un Amo podría infligir a su sumisa (y reiteramos, que serían castigos que la propia sumisa habría aceptado), están:

Retrasar el castigo. No, no es porque no se quiere estar “caliente” a la hora de dar el castigo ni mucho menos. Imagina lo siguiente: estás en clase y cometes un error que hace que tu profesora te diga que tienes que quedarte al final de clase. Cuando todos se van, tú estás en la clase esperando a que la maestra hable. Pero no lo hace, espera pacientemente. ¿Qué sentimiento te da? Es una forma de hacer que la sumisa se sienta dolida, temerosa por lo que puede pasar, que esté pendiente de lo que puede venir, que esté nerviosa.

Ralentizar el castigo. Puedes darle unos azotes pero que sean muy lentos, de esta manera la sumisa solo querrá terminar cuanto antes pero, realmente, no sabe cuándo va a acabar ni cuánto le vas a dar.

Aluvión. Otra forma, contraria a la anterior, sería dar varios golpes lo más rápido posible. La picazón y sensación se multiplica mucho y hace que pueda sentirse mucho peor que si se le dieran los azotes normales.

No dejar que llegue al clímax. Otro castigo que puede darse es algo más placentero pero, al mismo tiempo, una tortura porque hablamos de excitar a la mujer hasta el punto del orgasmo y, en ese momento, negarle el placer o parar con lo que la insatisfacción es mucho mayor.

Negación del Amo. En este caso se trataría de perder la compañía del Amo, una forma de castigarla para que entienda que, si hace algo mal, el Amo puede darla de lado, no hacerle caso porque no le obedece.

Compartir a la sumisa. Sería que la sumisa se expone a que otros Amos puedan tocarla o castigarla junto a su Amo. En este caso ha de consentirlo previamente y el dominante ha de velar en todo momento por la seguridad de la sumisa, aun cuando sea un castigo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top