bienestar

¡Haz funcionar tus labios y lengua!

feliz-pareja-jugando-en-la-cama_1398-4244

Muchas veces se piensa que los hombres no son capaces de seducir con los labios o la lengua. De hecho, algunas mujeres también son de la opinión de que ellas tampoco serían capaces. Pero en realidad no ven la realidad, que sí se puede.

De hecho, hay muchos hombres que fantasean con masajes de sus parejas solo con la lengua, por ejemplo pasándola por todo su cuerpo, haciendo que se exciten. Ellos imaginan que los labios rozan el cuerpo, que la lengua los humedece y, créenos si te decimos que se ponen mucho con esas escenas en su mente.

En el caso de las mujeres ocurre algo parecido. Ver a un hombre relamerse los labios o usarlos al lamer o masticar algo puede provocar una reacción en el cuerpo femenino.

Por eso, te proponemos que hagas algo así porque, para ambos, va a ser una forma de salir de la rutina al mismo tiempo que conseguirán excitar y encender a la otra persona predisponiéndola mucho más al sexo.

Para un hombre

Imagina que empiezas a besarlo en la boca, a meter tu lengua dentro de su boca, a tentarlo para que haga lo mismo en la tuya. Pero, de repente, le muerdes el labio inferior apartándote para besar su mentón, bajando lamiendo el cuello para dejar algunos besos en la zona del corazón y seguir hasta los pezones donde lames y succionas.

Bajando rozando los labios llegas a una zona que suele tener vello. ¿Te imaginas darle un tirón? El resto creo que ya os lo imagináis.

Para una mujer

A una mujer le gusta sentir los labios en su piel, no solo en la boca, por eso el besar o incluso marcar cada parte del cuerpo femenino puede ser algo imprescindible para ser un buen amante.

Bésala en la boca, sigue por su cuello succionando y lamiendo, sobre todo en la zona donde más se nota la vena. A continuación baja, con besos, hasta sus pechos y deléitate de ellos, humedécelos con tu lengua, tira de los pezones con tus labios, dale un pequeño mordisco.

Aprovecha y baja por los costados, si no tiene cosquillas, son más sensibles, y llega a ese centro que se muere por ser besado y lamido por tu boca.

¡Es hora de practicar!

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top