CINE ERÓTICO

La falsedad del sexo en el cine y la televisión

foto-de-boda-en-blanco-y-negro_1122-464

¡El cine tiene la culpa! Y si no es el cine, ¡es la televisión! ¿Cuántas veces has visto esa película que te hace suspirar y que te pone a cien con una escena sexual donde los protagonistas tienen un sexo ideal? ¿Cuántas veces has pensado que te gustaría eso para ti y luego te has mirado y has visto que te sobra algo o te falta otro tanto? ¿Crees que el sexo es algo tan “limpio” como ponen en el cine? Pues no, dejemos a un lado esas mentiras y pongámonos en situación.

El sexo no tiene por qué ser perfecto, igual que no hay perfección en las personas. El sexo es ejercicio, por tanto se suda. Eso implica que hueles, que saboreas algo que, a lo mejor, no te gusta su sabor, que ves algo que te da grima (como arrugas o kilos de más) y entonces te preguntas, ¿hemos estado engañados desde pequeños? La respuesta es sencilla: sí.

Hoy día muchas parejas van a sexólogos porque tienen problemas para mantener relaciones sexuales satisfactorias. ¿El problema? Que intentan ser perfectos dentro de su imperfección y eso hace que ninguno de los dos consiga pasar un buen rato porque están más pendientes de que la otra persona no note los defectos que tiene, o los oculta como puede.

Es por eso que hay unas recomendaciones para sacarse de la cabeza ese sexo que pensamos que sería el ideal y en realidad sólo es una falacia:

  • Disfruta del sexo sin pensar que eres otra persona, o que tienes que serlo. Mírate desnuda. Seguro que esquivas la mirada o que no te gusta al llegar a ciertas partes pero esa eres tú. ¿Por qué no piensas en algo positivo por cada cosa mala que crees tener? ¿Y por qué no te das cuenta que tu pareja tampoco es un adonis? ¿O que en realidad el cuerpo no es lo que importa porque los sentimientos están dentro? A veces es la sociedad la que impone las normas de una mujer y de un hombre: depiladas, delgadas, fuertes, con tableta de chocolate… ¿y cuántas personas podemos encontrar así?
  • El sexo nace de la espontaneidad. No se puede programar una relación sexual en base a las agendas de ambos, eso lo único que consigue es, como el gimnasio, que empieces y al final lo acabes dejando porque: a) no disfrutas y b) te aburres de perder el tiempo en algo así pudiéndolo usar en otra cosa que te gusta más.
  • El sexo es placer, no responsabilidad. Y eso implica que no tiene que tomarse como algo que haya que hacer, ni para satisfacer al hombre, ni para tener contenta a la mujer. Es algo que ha de nacer, ya sea dándole un beso, una caricia o simplemente un abrazo a esa persona.
  • El sexo es imperfecto. ¿Cuántas veces habremos notado que la espalda nos ha dado un tirón, que nos ha dolido, que nos hemos hecho alguna herida en un arrebato pasional? Eso no sale en películas ni series, pero pasa, igual que pasa el tener sexo y que se vean pelos, carne fofa y otras cosas. ¡Es natural! El sexo que ponen en películas, series, libros, etc. son solo fantasías que cogen lo mejor pero que no reflejan, para nada, la realidad.
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top