Dhanko

La realidad de las redes sociales en el BDSM

BDSM y redes sociales
Una de las preguntas más insistentes a la que tengo que contestar es, sin duda, dónde poder encontrar a nuestra media naranja bedesemera. Sé que es difícil para los amantes de nuestro mundo tener acceso a otro tipo de personas que, al igual que nosotros, aman esta forma de sentir y vivir. Pero amigos, amigas, no me cansaré nunca de repetir que buscar directamente nos lleva al fracaso. Y, con buscar directamente, me refiero a que si queremos buscar a una sumisa, rara es la que tiene un letrero a todas luces indicándolo. Un Dominante quizás es más fácil que, haciéndose el machito, anuncie a todas todas que está buscando sumisa, pero si es así, nos da la primera señal de alarma. Quiero dejar claro que no generalizo, y que son opiniones muy personales y, en gran medida, basadas en experiencias vividas por sumisas que llegan a mí.  Cuando hablo de señales de alarma, me refiero a que un dominante que se precie, necesita recorrer un largo camino hasta llegar a tener sumisa. Necesita crear una base muy sólida junto a esa mujer que haga que conozca muchísimas facetas antes de llegar a su corazón sumiso, y eso, mis queridos lectores, sólo se consigue si conocemos a la persona de forma completa.
Sé que el proceso es más complejo que decir “soy Amo”, que ya adelanto que es un error, porque Amo es quien tiene sumisa y si la buscas no lo eres, eres un simple dominante. Es más complejo lógicamente porque tienes que picar piedra, como digo yo, tienes un largo camino de descubrimientos y de trabajo hasta llegar a conocer si verdaderamente detrás de todo tiene ese fondo que buscamos en el BDSM.
Hagámonos una pregunta, ¿creéis que una chica sumisa que anuncie a viva voz que busca Amo, realmente lo es?, o un Amo que busque sumisa, da igual. ¿No creéis que puede ser todo inducido por las modas literarias y cinematográficas de los últimos tiempos? Os aseguro que eso es real, muchas chicas me dicen que han leído, que han visto… que…que si puedo orientarles en cómo encontrar a su Grey, realmente lo que quieren es vivir algo así. Ay! pero amigos, amigas, cuando sus 50 sombras de Grey se convierten en las de Jose Luis (por llamarlo de alguna forma) es cuando realmente se dan cuenta que no quieren vivir el BDSM, quieren su fantasía.
Y vuelvo donde estaba, ¿no es más increíble ayudar a descubrirse e ir quitando hojas como si de un rico pastel de hojaldre y nata se tratara? Os aseguro que no es nada difícil. Hoy en día cualquier chica está dispuesta a describir el mundo BDSM desde su esencia, desde los juegos sexuales, desde la dominación sexual, y tenéis la llave para intentar ver si detrás de todo ello hay una beta de oro por extraer.
Las redes sociales, como su palabra indica, nos ayudan a socializarnos, nos ayudan a buscar la cercanía. Pero esa parte buena, trae consigo también una parte mala y oscura, lo vemos cada día, la gente se esconde detrás de perfiles para hacer daño, criticar, destruir y, es real, hay mucha gente que escondiéndose en esos perfiles buscan sobre todo sumisas para explotarlas y simplemente destruirlas abusando de su condición. No digo que hagáis como yo, evidentemente que no, yo soy absolutamente transparente y nada puede hacerme daño, mi familia, mis hijos, todos, saben quien soy y a qué me dedico. Así que repito no, no os hablo de hacer como yo, entiendo que todos tenemos nuestra privacidad, trabajo, familia, lo respeto y entiendo, pero quien verdaderamente busca debe saber y entender que buscar la entrega de alguien necesita una mínima transparencia, tal como os contaba en el video de “La primera cita de una sumisa” que podéis ver en mi canal de Youtube JuegosBDSM.
En el BDSM, las redes sociales han hecho mucho bien y mucho mal, mucho bien porque si comparo la abertura de miras de finales de los noventa, cuando yo me inicie en el BDSM, a día de hoy, ha cambiado una barbaridad. En aquél entonces existía algún chat, pero poco más, yo recuerdo que me pasaba horas en ellos sin que ni siquiera nadie hablara conmigo. Existía alguna página de fotos bedesemeras y alguna informativa en inglés, de pago y extranjeras con videos, pero poco más. Sin embargo, hoy, todo lo tenemos a un clic. En países de Latinoamérica hay portales especializados como Mazmorra en Argentina, Chilenisados en Chile, Calabozo en Mexico, en España tenemos varios portales y páginas que podéis encontrar simplemente buscándolas en Google. Tenemos las típicas: Twiter y Facebook que también pueden ser una vía para encontrar gente afín. En facebook, por ejemplo, podéis buscar grupos de vuestro país o zona relacionados con el BDSM, los hay os lo aseguro y desde allí simplemente os presentáis y empezáis a compartir, eso sí, si sois dominantes no pongáis “Soy Amo de tal ciudad y busco sumisa” porque os comeréis un “torrao”. La forma de hacerlo es desde abajo, currando, simplemente compartiendo vivencias, escritos, todo aquello que pueda llamar la atención de quien también busca, una vez os hagáis conocidos en el grupo todo será mucho más sencillo, pero paciencia, mucha paciencia.
Otra cosa con la que tenéis que batallar en Facebook es con el riesgo a que os eliminen o bloqueen la cuenta, principalmente por dos motivos, porque Facebook detecte que no es real el perfil o porque os denuncien. No debemos olvidar que Facebook es una red social para perfiles reales. Podéis haceros páginas como personajes, pero siempre dependen de un perfil real, y tenemos la fea costumbre, y yo también lo hice en mis inicios, de escondernos detrás de nombres ficticios que no suenan a real ni de coña y eso facebook lo detecta y nos pide que argumentemos la autenticidad del perfil, cosa que no es posible. También, y cuando destacas un poquito, nacen las envidias y rencores y la misma gente que muchas veces son “amigos” de nuestro perfil se dedica a denunciarte por tus aportaciones, por tu perfil, en fin, no os podéis imaginar la de denuncias que tuve que soportar hasta que finalmente mandé mi documentación a Facebook y ahora mi perfil es absolutamente real. Desde ese momento, sí que he tenido denuncias por contenido pero siempre se ha demostrado que no eran justificadas y no ha pasado nada. Otra cosa es cuando ellos interpretan, y no son personas sino algoritmos, que has compartido o publicado algo que atenta, según ellos, con las normas de la comunidad, sobre todo en desnudos y bueno… ya sabemos cómo funcionan las normas de moralidad de esta gente. En este caso sí que te tienes que comer las sanciones de tiempo que ellos consideren oportuno.
En fin amigos, amigas, he dejado para el final la que si considero red social por excelencia del bdsm en el mundo, es Fetlife. De esta red os he hablado en multitud de ocasiones, en la parte superior derecha de mi web (www.juegosbdsm.com) y debajo de sígueme en twitter tenéis el acceso a ella, está en inglés eso sí, pero es donde se mueve toda la gente de bdsm del mundo. Cómo funciona? Pues en ella os registráis, es totalmente gratuita, rellenáis el perfil y buscáis grupos de vuestro país o zona, entráis en ellos, os presentáis y… a picar piedra, como yo digo.
Y ya poquito más sobre las redes sociales. Para resumir os diría que sigo pensando que con la mente tan abierta que existe hoy en día a probar cosas nuevas, y sabiendo que la literatura y el cine nos ha abierto la puerta a experimentar, yo sigo apostando por el crecimiento junto a quien quiera descubrirse y para ello, mis queridos oyentes, no hace falta gritar, ¡SOY AMO, busco sumisa!
Feliz verano amig@s.
Dhanko – www.juegosbdsm.com
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top