Jordi Gascón Ferret

Ligar con más de 40. Welcome to the jungle

pareja-tumbada-en-un-sofa-cama_1153-2033

Salir de una larga relación es duro, muy duro. Aunque para muchas personas es un alivio, sobre todo si el proceso de ruptura ha sido largo. Sin embargo lo difícil empieza más o menos un año después, cuando se ha superado el duelo. Bueno, algunas personas lo superan antes. Eso, más o menos, dicen los estudios.

En ese momento es cuando intentas volver a conocer personas para formar una pareja o simplemente para pasar un buen rato. Y entonces te das cuenta de cómo ha cambiado todo.

Sí, en efecto. Cuando conociste a tu ex las cosas eran muy diferentes, más fáciles. Vivías en un hermoso jardín creado para conocer personas y formar parejas. No exento de peligro claro, pero era conocido, previsible y sobre todo fácil de explorar. Ahora estás a punto de entrar en la jungla. Por eso las técnicas y métodos de antaño no funcionan.

Básicamente estas son las características de la selva en la que te estás adentrando:

  1. Ya no existe la red de contactos que conspiraba para que conocieras otras personas. Tod@s están casadas o con pareja. Las parejas tienden a aislarse de sus amistades, sobre todo de las personas solteras. Quizá hayas mantenido contacto con alguna, en ese caso te recomiendo considerarla como oro en paño.
  2. Es muy fácil quedarse embarrado.Sí, el suelo es arenoso cuando no fangoso. A los veinte años tenías a tu disposición un hermoso campo de fútbol, ahora el terreno está lleno de plantas, raíces y barro, mucho barro.

Va a haber largas pausas entre cita y cita. Que si tengo los niños, que si tengo comida familiar, que hoy estoy fuera de la ciudad. Hay muchas posibilidades de interrumpir la relación. Eso no pasaba a los veinte. Entonces podías alargar el cortejo porque estabais libres de obligaciones. En el prado del amor no había casi obstáculos. Pero ahora estás en la jungla.

  1. Los depredadores abundan y son mucho más hábiles.Con veinte años podías tomarte tiempo. Podías “marear la perdiz” porque si bien había depredadores no tenían tanta hambre y muchas veces encontraban otras presas sobre las que poner sus garras.

Ahora es diferente. Si no aprovechas la oportunidad la pierdes. La competencia es mucha y muy diestra. Debes espabilar y marear poco la perdiz porque puede venir un depredador y comérsela.

  1. En esta selva o concretas o pierdes.Vamos a ver. A los veinte años podías dilatar el cortejo porque te relacionabas con gente poco experimentada y muy adoctrinada por las películas románticas.

Las personas con las que te vas a relacionar ya no creen en esas historias. Ahora se abandona una relación cuando no hay sexo en un tiempo relativamente rápido. Cada persona es un mundo, por supuesto, pero esto se cumple en muchas ocasiones. No marees la perdiz porque o bien se muere o bien sale volando.

  1. Hay muchas personas resabiadas. La magnífica pradera de los veinte años estaba poblada por personas inocentes o poco experimentadas. Esta jungla la habitan individuos “fogueados”. En términos taurinos te enfrentas a morlacos capeados. Eso quiere decir que es muy fácil recibir una cornada.

Por esta razón estrategias como “estudias o trabajas” “¿Vienes mucho por aquí?” O “¿Qué hace una mujer como tú en un lugar como este?” Directamente no funcionan. Pero incluso utilizar frases ingeniosas, que con veinte años hubieran hecho caer a la persona en tus brazos, pueden recibir como respuesta un chasco de tamaño descomunal.

Por esta razón vas a necesitar entrenar tu capacidad de gestionar el rechazo. Porque va a haber mucho rechazo. Te lo aseguro.

Quizá te ha parecido un panorama un poco complicado y empiece a darte pereza enfrentarte a todo esto. Nada más lejos de mi intención provocarte este sentimiento. Si te lo he expuesto es porque puedes adaptarte.

Los humanos nos hemos adaptado a diferentes hábitats con mucho éxito. Tú no eres diferente. En los artículos de esta serie encontrarás algunas herramientas diseñadas para hacer más fácil ese proceso.

Sin embargo eso no será posible si no pones de tu parte, sacas el machete y te pones a abrir tu propio camino.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top