CONSEJOS

Lo que nadie te contará de la virginidad

la-virgen-de-guadalupe-1_2618886

Hace años se decía que la mujer tenía que ser pura y que debía entregarse a un hombre sin que nadie la hubiera tocado. Hoy día, aunque todavía se puede escuchar algo así en algunas culturas, las mujeres toman su propia decisión de perder o no la virginidad. Ahora bien, ¿sabes realmente lo que conlleva la virginidad y lo que es perderla?

A nadie le importa si eres virgen o no. No es algo que debas propagar por todos lados porque es una situación que tú decides y que, llegado el momento, tomas la decisión de perderla. La persona con quien lo hagas deberá estar emocionada por ser él quien tenga ese honor.

Perder la virginidad. ¿Qué entiendes por perder la virginidad? ¿Qué es para ti eso? Hay veces en que la mujer puede no verse atraía por un hombre, como un hombre por una mujer, ¿significa eso que ellos siempre serán vírgenes porque no hay una “primera vez” normal? Pues no, no es así. El ser virgen depende de las creencias y de lo que ellos puedan pensar por ser “virgen”.

El himen no avisa cuando se rompe. No es como una bolsa que, al romperla, vas a oírlo. Lo único es que te dolerá un poquito y sangrará, pero aparte de eso, no pasará nada más. De hecho, muchas mujeres pierden el himen antes incluso de la primera relación sexual porque es una piel tan suave que puede romperse con cualquier actividad.

Perder la virginidad no es cosa de cualquiera. De hecho necesitas una preparación y maduración porque necesitas conocer cuáles son las consecuencias de practicar sexo y saber qué puede pasar si no lo haces con seguridad.

Perder la virginidad es cosa de novatos. Reconócelo, es la primera vez que vas a mantener relaciones sexuales y nadie nace sabiendo. Así que tendrás que aprender y los nervios pueden jugarte malas pasadas.

Tener sexo no es como sale en las películas. O en los libros. No es algo mágico, algo donde todo es bonito y de ensueño. Puede incluso que te llegue a dar asco. Pues bien, que sepas que eso es la realidad y a veces enfrentarte a ella y verla puede desilusionarte. Tienes que prepararte y tener los pies en el suelo. Una cosa es lo que enseñan las películas, y otra la realidad.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top