PSICOLOGÍA

Mastúrbate a placer, según tu personalidad

chicas-con-telefonos-inteligentes-y-una-tablet_1163-525

Muchas mujeres se masturban sin sentir remordimientos. Creo que a estas alturas todas sabemos de los beneficios que tiene el masturbarnos y lo beneficio que es para nuestra sexualidad. Sin embargo, sí que es cierto que hay muchas formas de masturbarse que van según la personalidad que se tenga. Así, según seas normalmente, así te masturbas. ¿Quieres saber cómo es eso?

Si eres una mujer soñadora y romántica

Si eres de las que se ilusiona por las cosas, de las que cuando imagina algo lo hace con una sonrisa en los labios, entonces eres de las que usa juguetes sexuales, no por nada, sino por tener una conexión íntima. Te gusta fantasear y esos juguetes son como elementos “táctiles” que te acercan más a esa fantasía.

Si eres una mujer coqueta

Si eres de las que se arregla mucho, que siempre va a la última y se preocupa muy mucho por su aspecto físico, por el pelo, las uñas, etc. entonces a la hora de masturbarte usas tus deditos, pero solo uno o dos. No necesitas de otros juguetes o de pensamientos para lograr lo que quieres porque sabes cómo hacerlo.

Si eres de la que quiere las cosas para ayer

Si eres de las que quiere que todo sea ya, no tienes paciencia y quieres rapidez en los demás, obviamente también en tu orgasmo lo practicas por lo que eres capaz de alcanzarlo en 5 minutos o menos.

Si eres de las que cuida los detalles

Y podríamos decir que también eres romántica, te gusta que todo salga bien y que las cosas vayan tal y como las has preparado, incluido el propio orgasmo, entonces esto es para ti. A ti te gusta tomarte tu tiempo para tener el orgasmo pero también que la situación sea propicia. No te hace falta imaginarlo, tú lo llevas a la realidad.

Si eres de las que le gusta el yoga y la relajación

Si te gusta relajarte después de un día de estrés, entonces el orgasmo que tienes es el más paciente. Te deleitas en los detalles, en la excitación que va subiendo al tiempo que los niveles de estrés descienden. Tú no tienes prisa, al contrario, cuentas con paciencia para ir poco a poco, saboreando el momento y disfrutando de esa tensión tan placentera que se adueña de ti.

Y ahora dinos, ¿cómo eres tú?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top