CONSEJOS

Mejores posturas sexuales

kamasutra-712373_960_720

Cuando llevas mucho tiempo manteniendo relaciones sexuales es normal que acaben aburriéndote o que no encuentres placer en algo que te gustaba antes. Esto es debido a que se cae en la rutina y, muchas parejas, no saben salir de ella para continuar la relación (de ahí que se rompa o que pueda haber infidelidad por parte de uno de los dos).

Por eso, desde Dolce Love, hoy te vamos a dar las mejores posturas sexuales que puedes tener con tu pareja para que disfrutes de ella al máximo y, al mismo tiempo, tengas algunas novedades para practicar con tu pareja. Eso sí, ten cuidado si no estás en forma porque, algunas de ellas, pueden hacerte mucho daño y no es lo que se espera que ocurra. Así que, listo para ello.

La V erótica

En esta postura es la mujer la que debe estar sentada, mejor en una mesa que esté a la altura del hombre (de su miembro) mientras que el hombre estará de pie a su lado. Es él quien la penetra mientras la mujer pone las piernas en los hombros de él y se agarra con los brazos al cuello para impedir que haya mucha separación entre ellos y la penetración así como la entrada y salida en la relación sea mucho más satisfactoria para ambos. Por supuesto, si te cansas, siempre puedes soltarte y dejarte caer en la mesa (escoge una que no sea endeble y que soporte bien tu peso y algo de la pareja).

El balancín

Con esta postura sexual es el hombre el que descansa ya que debe sentarse en el suelo (o bien en la cama, para no tener frío o ensuciarse). Las piernas debería tenerlas cruzadas pero si es una postura que no gusta mucho puedes obviarlo y tenerlas estiradas. La mujer se coloca encima mientras él se apoya con sus manos en el suelo o en la cama para impedir caerse y al mismo tiempo hacerle de soporte a ella.

Se sube de cara a él de tal manera que los pechos quedarán a la altura de la boca de él mientras ella se penetra y es la que tiene un mayor movimiento para hacer lo que ella quiera.

Triángulo tórrido

Esta postura es probable que la hayáis hecho en alguna ocasión porque se trata de la postura del misionero pero, al contrario que ésa, en el triángulo tórrido la mujer ha de levantar la pelvis para una mejor penetración. Al mismo tiempo el hombre debe quedarse medio apoyado en las rodillas y ser solo la mujer la que se mueva, no el hombre. Es una postura complicada y que cansa mucho, sobre todo a la mujer, pero si puedes llevarla, tendrás mucho placer.

Nirvana

El Nirvana es una de las posturas que más placer da tanto al hombre como a la mujer. Comienza de la siguiente forma: la mujer se recuesta en la cama boca arriba. Debe tener las piernas estiradas y los brazos también, por encima de la cabeza (aquí puedes atarla, por ejemplo). Ahora él se sintúa encima y, manteniendo ella las piernas cerradas, él debe frotarse sobre ella o incluso, abriendo poco, penetrarla para después cerrar las piernas. Esto hará que el canal esté mucho más estrecho y la sensación será muy diferente.

El encadenado

Volvemos a la primera postura, la V erótica, ¿la recuerdas? En ella tenías que tener las piernas sobre los hombros de él pero, en este caso, esas piernas estarán rodeándole la cintura de tal forma que lo encadenas a ti. Es una postura que puede dar alguna contractura o tirón en las piernas así que cuidado con hacerla si no has practicado mucho ejercicio últimamente.

La milhoja

¿Recuerdas la postura sexual del Nirvana? Pues aquí los papeles están al revés. Es el hombre el que estará tumbado con las piernas estiradas y la mujer la que se coloca encima, con las piernas estiradas, para penetrar y tener el canal estrecho para poder sentir mucho más.

La pierna arriba

En esta ocasión la pierna arriba es una postura que a lo mejor ya habéis practicado porque permite una mejor penetración y al mismo tiempo que el hombre controle mucho más a la mujer en sus penetraciones y embistes ya que la sujeta para impedir que salga más de la cuenta y se frote mucho más.

Para ello lo que tiene que hacer es, la mujer tumbada boca arriba, el hombre ha de penetrarla subiéndose quizás a una de las piernas de ella para, la otra, levantarla por su hombro para hacer la unión mucho más fuerte. De esta forma vas a tener una mejor disposición aunque esta postura a veces es muy molesta para las mujeres debido a que, al abrirse tanto de piernas, puede hacer que después tengas agujetas.

El clip

Esta postura es muy conocida pero por el nombre es posible que no te suene. Pero a ver, si el hombre está tumbado boca arriba y es la mujer la que está encima, doblándose hacia atrás (hasta que las manos la sostengan), haciendo que los pechos queden expuestos para él, y al mismo tiempo le permita al hombre el estimularla en sus partes, seguro que te suena mucho más, ¿a que sí? Pues eso es lo que encuentras con esta postura sexual, el llamado clip porque estás insertada, de algún modo, en él. Hay una variante y es donde el hombre puede levantarse (por ejemplo para alcanzar los pechos).

El compás

¿Sabes cómo es un compás? Pues así es como es esta postura sexual. En ella lo que vas a tener que hacer es que la mujer esté tumbada boca arriba con las piernas abiertas. Se aconseja que tengas un cojín en la pelvis. A continuación el hombre se pone encima pero sosteniendo su peso con los brazos mientras que, con la otra parte inferior, inicia el movimiento de penetración o bien solo el de frotamiento, depende de lo que se quiera hacer en ese momento.

De rodillas

Ahora nos toca descansar un poco, o más o menos porque hablamos de una postura que puede no ser tan cómoda como al principio podamos pensar (más que nada porque muchas personas no pueden mantenerse demasiado tiempo de rodillas sin que les empiece a doler). Lo que tiene que hacer es que los dos se arrodillen frente al otro y sea el hombre el que la penetre, estando de rodillas. Eso sí, no es una postura que pueda hacerse fácilmente si tienes algunos kilos de más, primero porque requiere que abras las piernas y es posible que tengas que hacerlo mucho, y segundo porque el peso, y las rodillas, acabarán haciendo que no disfrutes.

La inclinación lujuriosa

Otra de las posturas para las que tengan un mejor aguante es la que ahora te comentamos. Se llama inclinación lujuriosa pero puede llegar a ser peligrosa si pierdes el equilibrio así que practica antes.

¿Qué tienes que hacer? Es fácil. Súbete a la cama, o a una silla o mesa pequeña (mejor eso porque la cama podría volcarse al ejercer un peso en una sola zona de la misma). Ahora ponte de cuclillas haciendo que él te recoja por detrás para que no te caigas. Él te debe penetrar por detrás y empezar el movimiento sin que tu apenas te muevas o puedes hacerlo haciendo algunas sentadillas, por ejemplo. Para que no digas que no puedes perder algo de calorías con el sexo.

La montaña mágica

La última de las posiciones que te recomendamos es esta que suele ir bien para todos aunque, de nuevo, deberás tener cuidado con las rodillas. Si no tienes aguante siempre puedes poner menos cojines y hacerlo tumbada ya que, aunque es una variante, lo cierto es que da el mismo placer, o incluso más porque la entrada es más estrecha.

Para ello, lo que debes hacer es construir una torre de cojines. Ella debe apoyarse sobre ellos, todo su pecho, quedando en estilo perrito o en pompis para que el hombre la abrace por de4trás y pueda penetrarla al tiempo que la protege. Es una de las posturas que más unión os puede dar.

Como te decimos, debes tener cuidado con las posturas sexuales que hagas ya que, en ocasiones, puedes tener problemas con ellas debido a las consecuencias como caídas, esguinces o golpes. No quiere decir que no puedas hacerlo, en realidad sí, pero quizás tengas que practicar un poco para realmente tener placer y verla como una forma de mantener relaciones sexuales placentera. Así que, si a la primera no consigues ese placer, sigue insistiendo unas cuantas veces más para ver si hay diferencia. Si la hay es que vais por buen camino y, si no, siempre tienes otras posturas sexuales para probar, no solo las que hoy te hemos mostrado sino las que hay en muchos manuales (incluso con juguetes eróticos que también pueden formar parte de las relaciones sexuales como accesorios para disfrutar).

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top