maternidad

Mitos sobre la menstruación

speaker-1305540_960_720

Seguro que la menstruación es un momento en el que no te gusta mucho salir, que quizá no quieres quedar con nadie, que incluso te pones un pijama cuando tú normalmente no lo llevas. Muchas mujeres se sienten incómodas con la menstruación, con la “señora de rojo”, o como quieras llamarla. Pero viene cada 28 días, todos los meses, salvo que tengas algún problema.

Algunas mujeres ven la menstruación como algo malo y es debido a que, desde pequeñas, le han inculcado mitos falsos, creencias que aún hoy día se dan y vamos a desmentirlas. Porque has de saber la verdad:

Menstruar quiere decir que tienes que comportarte como una mujer. Esto lo decían mucho las madres hace años porque, una vez que su hija tenía la regla, ya debía comportarse como una mujer puesto que era casadera y los hombres debían fijarse en ella para que la desposaran. Pues bien, eso fue antes, y ahora es ahora. Eso quiere decir que no tienes que cambiar tu forma de ser solo porque te venga la regla.

Si hay menstruación, no hay embarazo… Bueno, esto no es realmente así porque hay ocasiones en que puede haber un embarazo y confundirse el sangrado por implantación con el de la regla. Aparte, hay ocasiones en que la menstruación tiene lugar, incluso todos los meses, y la mujer está embarazada (de hecho cada vez hay más casos).

Con la menstruación no puedes hacer ejercicio. ¿Recuerdas cuando eras pequeña y tenías la regla? Se lo decías a tu profe o a tu maestra de gimnasia y no tenías que ir a la clase, estabas exenta. Pues bien, resulta que el ejercicio te puede ayudar a pasar mejor la regla, a aliviar los cólicos y a que tu cerebro produzca endorfinas que te harán sentir mejor. Aunque luego tengas que darte una ducha.

Estar con la regla es algo sucio. De hecho, en algunas culturas separan a las mujeres con la regla porque lo ven como algo que hay que ocultar. Pues bien, la regla no se contagia (ya quisiéramos contagiarla a los hombres), no es tóxica, no da alergia y no es nada malo. Es algo habitual del cuerpo femenino que hay que respetar y aceptar.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top