entrevistas

Nayara, Sexperiementando es una guía sexual para adolescentes, pero también para padres.

descarga

¿Crees que los padres siguen teniendo poca información y muchos prejuicios a la hora de hablar de sexo con sus hijos?

N- Desde luego, de no ser así no sería necesaria tanta insistencia y creación de herramientas como esta por parte de los profesionales de la educación sexual. Los padres de hoy por hoy sabemos qué debemos hacer pero no sabemos cómo hacerlo, nunca hemos tenido modelos a los que seguir.

¿Recuerdas alguna charla sobre sexo con tus padres? ¿La has tenido alguna vez?

N- No, nunca. Pero si recuerdo “broncas” cuando me encontraron unos preservativos que me habían regalado, fue tan absurdo…Y fíjate, de esto hace muchos años, pero esta escena se repite en muchas familias actualmente.

Hace un tiempo te censuraron un video en YouTube en el que enseñabas como poner un preservativo a un pene de plástico ¿está las redes sociales y canales como youtube, desactualizados? ¿Por qué crees que existe este tipo de censuras?

N- Uno no, dos, de contenidos similares. La respuesta a tu pregunta evidentemente es sí, porque por más que tratemos de encontrarle sentido no lo tiene. Youtube, en este caso, alega que su influencia es a nivel mundial y por ello debe adaptarse a todos los países y personas. Está claro que los Derechos Humanos están por debajo de las ideologías, también en otras redes sociales que todos conocemos.

En una entrevista dices: “Claro que las mujeres vemos porno, o lo leemos, nos inventamos miles de trucos”… ¿A qué edad viste tu primera película porno? ¿Recuerdas que es lo que más te impactó?

N- Las películas porno me parecen muy aburridas, sinceramente. Si quieres ver contenido explícito adelantas a esa escena y, si quieres ver trama (si, hay gente que ve películas porno para enterarse de la historia) tienes que hacer parones. Pues bien, la única película que he visto completa ha sido “Garganta profunda” ¡un clásico! y si, me salté muchas escenas de sexo explícito porque sencillamente me aburrían.

¿A qué edad te empezaste  a interesar por la sexología?

N- Siempre me gusta contar la historia de cuando era pre-adolescente y un amigo me dijo que de mayor iba a ser sexóloga. Yo le contesté, que “era un guarro”..pero la realidad es que desde siempre mis amigos me consultaban cosas relacionadas con el amor y el sexo (a pesar de que quizás tuviese menos experiencia)

Era un tema que se me daba bien y, en la Universidad, entre como voluntaria en el proyecto de VIH de Cruz Roja, ahí descubrí lo bien que se me daba impartir clase sobre educación sexual…y sencillamente continué por el camino.

Como experta sexóloga que eres y el hecho de saber tanto sobre el tema… ¿alguna vez has sentido que impones a los tíos o que te tienen “miedo”? 

N- Si, siempre me gusta contar que existen dos tipos de hombres: los que se ilusionan y piensan que vivirán contigo la experiencia de su vida (en seguida son descartados, por cierto, por ignorantes y “babosos”) y los que creen que “eres demasiado exigente para ellos” (también son descartados porque no hay nada menos interesante que la falta de seguridad en uno mismo)

Por suerte, cada vez más gente simplemente se interesa por tu trabajo y lo aborda con naturalidad: una labor como otra cualquiera. Por supuesto, es muy importante tener en cuenta que la etiqueta de “sexóloga” no me la llevo a todos lados, también soy hija, novia, amiga, hermana…¡y tengo vida personal!

He visto en una entrevista que una de las fantasías sexuales es montarte una orgía multitudinaria… Cuéntanos que fantasías has cumplido ya. ¿Te quedaste satisfecha o frustrada…?

N- ¿Mía o de otras personas? ¿He dicho yo eso? jajaja. Bueno, siempre digo que las fantasías se disfrutan al 100% precisamente por ser eso, fantasías y no realidades. Pero te responderé que sí, que he cumplido algunas de mis fantasías y que he sido conscientes de disfrutarlas más por el hecho de pensar “uau, lo estoy haciendo realidad” que del placer o el disfrute en sí mismo.

Ha salido recientemente  en una noticia que ha aumentado la facturación de consoladores masculinos. ¿Crees que los hombres heterosexuales cada vez están más abiertos a este tipo de juguetes?

N- Por suerte sí. Comienzan a ser conscientes de que no todos los juguetes sexuales tienen que tener forma de pene (dildo) y que ellos pueden jugar sin tener que ser penetrados. No porque ser penetrados tenga algo de malo pero, recordemos que la mayoría no están abiertos a este tipo de prácticas.

Además, muchas marcas de juguetería erótica están innovando en este sentido y tienen diseños espectaculares y con funciones que…¡uau!

Sabemos que has sido la encargada de elegir el texto ganador en el IV Concurso de Relatos Eróticos de DolceLove, cómo valores el nivel literario que te has encontrado? ¿En qué te has basado para elegir al ganador?

N- Te seré sincera. He leído cientos de relatos eróticos y, al final, casi siempre encuentras la misma estructura, la misma secuencia y el mismo final. A la hora de elegir qué me gusta y qué no valoro principalmente dos cosas.

La primera es la originalidad y la capacidad de sorprender, de dar un giro inesperado. Un relato erótico es para disfrutar de una lectura, no solo de imaginarse el encuentro erótico. ¡Estamos leyendo!

La segunda es que se utilice un vocabulario adecuado y que no tenga faltas a nivel sexológico. Por ejemplo, a veces leo cosas como “el botón del deseo” para referirse al clítoris, está tan visto que me parece horrible. También es habitual confundir vulva con vagina y eso es algo que sencillamente no permito, me impide disfrutar de la lectura.

Cuáles son tus propósitos profesionales y personales para este 2017.

N- ¡Que buena pregunta para terminar! Pues me gustaría mejorar Sexperimentando y darle una vuelta tanto a mi web (para optimizarla y hacerla más sencilla y útil a mis seguidores) y mis redes sociales.

También tengo el objetivo de sacar tiempo para leer un poco más y, por qué no iba a confesarlo, reducir el consumo de alcohol para mejorar mi dieta (considero que no hay nada más erótico que un buen vino acompañado con un buen queso…bueno sí, si además se puede disfrutar de un buen hombre a tu lado)

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top