CONSEJOS

Que esas manitas se muevan para darte placer (II)

naked-1114269_960_720-1

Seguimos comentando contigo las razones por las cuales la masturbación no debería ser una actividad a eliminar en tu vida. Los médicos la recomiendan, los sexólogos también. Entonces, ¿por qué no hacer algo que todos dicen que es bueno y que puede ayudarte en tu vida sexual y de pareja?

En un artículo anterior te comentamos algunas de las razones para masturbarte. En esta ocasión, vamos a darte más razones por si aún no te queda claro todo.

  • Hora de fantasear. A menudo la masturbación va de la mano con las fantasías, con esos deseos internos que sabemos que no se van a cumplir pero que aún así nos gusta pensar en ellos.
  • Aprendes a saber lo que te gusta y lo que no, a descubrir esas zonas erógenas, a saber con qué disfrutas más y lo que no te gusta. Por supuesto, después tienes que decírselo a tu pareja porque si no, no va a saber lo que hacer para que te sientas mejor.
  • Evitas problemas. Con la pareja sobre todo. Porque hay momentos en los que tu pareja no quiera tener sexo, no tenga ganas, esté cansado/a… En esos momentos, lo mejor es aprovechar la masturbación para quitarte las ganas. Y no, no pienses que va a ser algo malo, que lo/a estás engañando ni nada de eso.
  • Mejorarás tu salud. En este caso esto puede darse en ambos casos. Tanto en el hombre como en la mujer, la masturbación ayuda a que el cuerpo libere endorfinas que son sustancias que proporcionan placer en todo el cuerpo. Esto eliminaría los niveles de estrés y te hará sentir más relajado, aunque sea un momento. Por supuesto, en el caso de las mujeres ayuda además a combatir el síndrome premenstrual y esos dolores que se tienen (además de que puedes controlar un poco mejor la regla con ello).

Por todo esto y por mucho más, la masturbación no debería ser algo que dejes a un lado cuando te casas o empiezas a vivir con tu pareja. Forma parte de la sexualidad, de conocerte a ti mismo/a y por supuesto, una forma de obtener placer. No es, como hemos dicho antes, nada de lo que tengas que arrepentirte. Que no te dé corte hacerlo, incluso delante de tu pareja. Descubrirás que, ese acto, puede encender la pasión de ambos a niveles nunca antes explorados. ¿Te animas ahora a que la masturbación forme parte también de tu vida sexual?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top