Cristina Callao

¿Qué sabemos de la vulva?

vulva

He decidido escribiros sobre la vulva porqué me gustaría que todas las mujeres adorasen a sus genitales, ¿qué por qué? Pues bien, primeramente, porqué son nuestros y de nadie más, a parte, hay tantos (en forma, tamaño y color) como personalidades haya.

sin-titulo

Así que hoy  evoco a todas las vulvas del mundo y a sus propietarias. Veamos qué partes configuran nuestra vulva que, para quien no lo sepa aún, es la parte externa de los genitales femeninos, siendo la vagina, la parte interna. Saber que existe esta diferenciación es esencial y si aún no conocéis vuestra anatomía del bajo vientre, os recomiendo que cojáis un espejo de mano y os observéis, toquéis y conozcáis vuestro cuerpo.

Parte externa de la vulva:

Monte de Venus:

Es el montículo triangulas que existe sobre el hueso del pubis del cuerpo femenino y tiene una gran cantidad de terminaciones nerviosas. Así mismo, es la zona que se cubre de vello púbico, cambia de color, textura y espesor en la pubertad.

Labios mayores:

También conocidos como labios externos porqué nacen bajo el Monte de Venus y son visibles al ojo humano. Es una zona cubierta de vello púbico y el color de estos, suele ser un poco más oscuro que el del pubis, aunque tiene las mismas terminaciones nerviosas.

Labios menores:

Llamados también labios internos porque se encuentran entre los labios externos. Los labios menores pueden quedar escondidos, pero también pueden sobresalir dependiendo del tamaño que tengan.

La inervación de los labios menores es muy rica por lo que suelen ser más sensibles que los labios mayores.

CLÍTORIS:

El clítoris es un órgano sexual femenino que se compone por una parte externa y una parte interna. En el exterior podemos ver el inicio del tubérculo genital y el glande y en la interior, encontramos la crura que son las ramificaciones que se proyectan hacia adentro a cada lado del tubérculo genital.

Su principal función es la de PROPORCIONAR PLACER SEXUAL y es una zona espacialmente sensible al placer. Comentaros que cada mujer tendrá más sensibilidad en una zona del clítoris u otra (porque ya hemos dicho que es un órgano que tiene parte interna y externa)  en función de su propia percepción del placer y, por tanto, no hay una manera universal de estimularlo. Cada mujer es distinta y es por eso que la autoexploración y la masturbación son esenciales para conocer nuestras zonas erógenas y ser conscientes de que partes, al ser estimuladas, nos provocan placer.

vulva

Vestíbulo:

Área de la vulva dentro de los labios menores donde abundan vasos sanguíneos y terminaciones nerviosas. Es donde están ubicadas las aberturas de la uretra y la vagina.

Abertura uretral

Parte externa de la uretra, que es el conducto que conecta la vejiga con la abertura urinaria.

Introito e himen

El introito es la parte de la abertura de la vagina, entre la abertura uretral y el ano. Y en esta zona, en la entrada de la vagina, donde se puede encontrar el himen (membrana que sirve para proteger la vagina y que suele permanecer intacta hasta el primer coito).

El periné

Es un área de piel suave que se encuentra entre la vagina y el ano y es muy sensible al tacto.

Recordad que los genitales tienen un papel primordial en la reproducción, pero para la comunicación y el erotismo, pueden tener un papel importante pero no único. Vivimos en un entorno coitocentrista y muy genitalizado y eso puedo provocar que hombres y mujeres no disfrutemos en plenitud nuestra sexualidad.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top