CONSEJOS

Técnicas estupendas para un sexo con picha corta II

adult-1822499_960_720

¿Problemas con tu pareja porque tiene el pene pequeño y lo notas deprimido? ¡Nada de qué preocuparse! Hay muchas mujeres que prefieren un pene pequeño a uno de la media o más grande porque, al tener el punto G cerca de la entrada, la mayoría de las veces se consigue estimularlo mejor con un pene pequeño.

De todas formas, hoy vamos a seguir contándote algunas de las posturas sexuales para un sexo con pene pequeño. ¿Te animas a probarlas?

  • El soporte. En este caso la mujer debe acostarse de espaldas sosteniendo su peso con los brazos mientras que el hombre debe levantarle las piernas, colocarlas sobre sus hombros y elevar las caderas de ella para poder penetrarla de manera más profunda. Esta posición es de las más dolorosas e incómodas si se tiene un pene grande pero, con uno pequeño, es ideal.
  • El perrito. En realidad, cualquier posición para que la penetración sea por detrás es estupenda porque la entrada es más profunda y ayuda a que sea él el que sepa dirigir el sexo y controlar las embestidas.
  • El misionero plegado. En este caso, para aquellos que no quieren salirse demasiado de la postura tradicional, hay una variación de la postura del misionero en la cual, colocando un cojín bajo las caderas de la mujer, para arquear la parte posterior, podrá ayudar a conseguir la penetración que se necesita. Si además doblas las piernas de ella hacia la cabeza, entonces será una postura ideal pero, si no tiene esa elasticidad, con levantárselas, o incluso mantenerlas levantadas apoyándolas en tus hombros, será mejor que mejor. Otra opción es la de rodearlo con las piernas y cruzarlas por detrás de la cintura de él, aunque esa postura suele limitar el movimiento.
  • La vaquera mecida. Esta técnica es muy parecida a la que hemos comentado antes. El hombre debe estar tumbado en la cama mientras que la mujer se sienta, frente a él, encima. En lugar de penetrar de arriba abajo, lo que debe hacer es oscilar su cuerpo hacia delante y detrás despacito para que no se salga de donde debe. De hecho, es una postura que también estimula muy bien el clítoris y el punto G ya que lo tocará fácilmente.
  • La alineación coital. Seguro que no has oído hablar de esto nunca. Pues bien, se basa en la postura del misionero con un contacto completo de tal manera que la penetración se realiza pero después solo tienes que moverte suavemente, dejando que entre y salga, pero sin perder el contacto con la otra persona. Eso sí, ten en cuenta que hablamos de una postura que puede ser incómoda para quien esté abajo, sobre todo si la otra pareja pesa mucho.
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top