BDSM

Tipos de látigos para el BDSM

dl490

¿Sabías que hay muchos tipos de látigos en BDSM? Lo cierto es que, a grandes rasgos, podríamos pensar en látigos largos y látigos de muchas cosas. Son los habituales pero, dentro de ellos, lo cierto es que hay muchos más.

Si te gusta el BDSM y quieres probar con el látigo, aquí te dejamos la variedad que vas a encontrarte en el mercado.

Látigos multicolas. Se caracterizan por ser látigos que tienen más de una tira. Suelen ser de muy diversos materiales pero casi siempre están hechos de cuero. Dentro de ese material, los encuentras livianos, es decir, que son fáciles de usar; y pesados, que tienen un efecto más fuerte y marcan mucho más la piel de la otra persona. Entre este tipo de látigos estarían los floggers y los cats.

Látigos unicolas. Los látigos unicolas solo están formados por una única tira que es la que ejerce toda la presión a la hora de mover el látigo y restallar sobre la piel (o antes de que llegue). Hay látigos unicolas que son pequeños mientras que otros requieren de un espacio más amplio. En este caso, este tipo de látigos son indicados para profesionales ya que son muy peligrosos debido a que pueden herir a los sumisos e incluso a los dominantes. Los látigos más populares son: Stock whip (mango de un material diferente al del látigo), Signal whip (un látigo que apenas tiene caída, es más tieso y fácil de manejar), Snake whip (el mango es la tira en sí y se suele enrollar sobre sí mismo) y Bullwhip (es el látigo para profesionales).

El uso de los látigos no es fácil y es por eso que, para los principiantes, se recomienda usar un látigo que vaya de los 90 a los 120 centímetros, no más. De esta forma se puede controlar en cierto modo la dirección en la que la tira del látigo va a impactar contra la piel de la parte sumisa y hacer menos daño.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top