IDEAS PAREJA

¡Vamos a practicar el slowsex!

dos-jovenes-asiaticos-morena-mejores-amigos-mirando-a-camara-y-enviarle-aire-beso-tienen-cuerpo-delgado-sexy-vistiendo-bikini-gafas-de-sol-y-joyeria-de-moda-brillante-posando-en-frente-de-la-playa-tr

Ahora que ha llegado el buen tiempo, que puedes ver a tu pareja de otra forma, seguro que tienes ganas de pasar tiempo con ella, ¿a que sí? Pero a veces los hijos, la casa, el trabajo y todos los problemas del día a día hacen que siempre vayas acelerada y solo podáis dedicar unos minutos al sexo, un rapidito y ya está.

Pues bien, ¿por qué no sacar más tiempo y practicar el slow sex? Es una forma de volver a retomar la pasión de la pareja y a rememorar esas primeras relaciones sexuales en las que os tomábais con calma las cosas.

Tener tiempo para el sexo no es fácil, lo reconocemos, pero puede ser una forma de que la pareja intime y que os sintáis más unidos el uno al otro. De lo contrario, la separación pasa factura y del amor se puede pasar fácilmente al cariño.

El sexo tranquilo, o despacito, es algo bueno. De hecho tiene muchos beneficios para el hombre y para la mujer siempre que se practique de manera adecuada. Te damos algunos consejos:

Mira a tu pareja. Debes fijarte en tu pareja, en lo que siente cuando lo besas, o le acaricias. Estás redescubriendo a tu pareja y eso puede ayudarte a ti a excitarte más porque sabes que, a pesar del tiempo juntos, puedes seguir despertando cosas en ella.

Respiración. Se aconseja que intentéis unificar la respiración, que lo hagáis al mismo tiempo para uniros más. Esto puede ser difícil pero vuestros cuerpos pueden ayudar ya que, cuando se está en contacto, los corazones suelen latir al unísono y también la respiración lo hará.

Contacto. Es importante que siempre haya un contacto con la pareja. Un beso, una caricia, un abrazo… Aunque estés haciendo otras cosas a tu pareja es necesaria esa muestra de cariño porque de esa manera se centra a la persona en lo que se hace.

Penetración. Y con penetración nos referimos a que, aunque se cambie de postura, no se “saque” el miembro sino que se mantenga durante todo momento, con cuidado, por supuesto. Esto puede ser complicado por lo que al principio es mejor escoger una postura con la que os sintáis cómodos los dos.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top