CINE ERÓTICO

Betty Page, la musa del fetichismo

pin-up-girl-1595489_960_720

Si no has oído hablar nunca antes de Betty Page es porque no conoces mucho del BDSM. Esta mujer fue considerada una de las más relevantes del BDSM.

Betty Mae Page nació en Nashville, en Tennesse, en 1923. Desde joven le apasionó el cine, la interpretación y la vida de las modelos de fama. Su devoción hizo que a los 20 años, cuando se casó con su primer marido y se trasladó con él a San Francisco, empezara a trabajar como modelo de abrigos.

Tras el divorcio, varios años después, Betty se trasladó a Coney Island persiguiendo su sueño. Allí fue donde conoció a un policía (y fotógrafo amateur) que le hizo las primeras fotos como pin-up. Fue este hombre, Jerry Tibbs, quien se las mostró a Cass Carr, un músico jamaicano director de varios clubs de fotografía en Nueva York que, impresionado por esas fotos, decidió introducir a Betty dentro de las modelos para fotógrafos profesionales.

Su carrera comenzó entonces a subir como la espuma: fotógrafos profesionales la demandaban para que posara para ellos, las revistas eróticas de la época publicaban sus fotos en los reportajes… Empezó a ser toda una celebridad en las “revistas para hombres”, es decir, las revistas eróticas.

En 1955 recibió el premio Miss Pinup Girl of the World lo que le dio el empujón que le faltaba para que, ese mismo año, se convirtiera en Playmate del mes en la revista Playboy de ese año (que fue cuando salió).

Gracias a los contactos que fue conociendo, su fama fue creciendo, acompañada, como no, de algunos fotógrafos profesionales (como Bunny Yeager, fotógrafa erótica), o Irving Klaw que fue el que la hizo protagonista de reportajes fetichistas y de bondage. En casi todos ellos, Betty aparecía en ropa interior y con tacones altos, a veces con un látigo o una fusta, siempre dominando, o dominada, por otra modelo.

Sin embargo, debido a que no se veía nada bien esto, el fotógrafo fue demandado y Betty desapareció por un tiempo (cuando acababa de casarse con Armand Walterson), convirtiéndose en una mujer completamente diferente: una devota cristiana. En ese tiempo se perdió el rastro de ella, de la que se supo que había ingresado en una Iglesia Evangélica Bautista para estudiar teología y centrarse en proyectos religiosos, siempre alejada de las cámaras (de hecho casi no hay fotos de esa época).

Tras el divorcio de su marido, comenzó de nuevo a reconciliarse con lo que había sido su vida anterior y asistió a varias reuniones de aficionados a las fotos de pinups, festejada siempre como una de las mejores modelos del fetichismo.

A pesar de que Betty falleció en 2008, todavía hoy día se la considera inmortal y una de las mejores modelos eróticos que ha habido.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top