Judith Viudes

Celos y relaciones de pareja

violación-YT

Las relaciones de pareja y los celos siempre han sido un tema destacado dentro de las relaciones amorosas. Para poder hablar ampliamente a cerca de ellos, primero hay que preguntarse…

¿Qué son los celos?

Los celos engloban una serie de sentimientos, emociones y conductas relacionadas con el temor a perder a la persona amada.

Junto a la anterior descripción, se puede deducir que los celos tienen una relación directa con un sentimiento de posesión, de manera que la persona celosa cree que su pareja forma parte de su dominio. Y por tanto, así se entiende ese temor a perder lo que se considera suyo.

¿Por qué sentimos celos?

Los celos son intrínsecos y varían mucho de una persona a otra según sus cogniciones (pensamientos) y valores, pero dejando a un lado los componentes sociales y cognitivos que pueda tener cada uno, los celos aparecen como señal de alerta que anuncia una amenaza de pérdida real o imaginaria que está invadiendo el propio terreno afectivo. Incitando con ello a eliminar situaciones de riesgo que transmiten inseguridad y desprotección.

Pero entonces, ¿los celos son malos o forman parte del amor?

A lo largo de los tiempos se ha ido creado una sociedad donde se ha inculcado una falsa creencia de que aquella persona que ama de verdad, es aquella que siente celos por su pareja.

Poseer esta incorrecta idea puede llevar a que la persona crea firmemente que los celos son el ingrediente clave para amar, condicionándose a este sentimiento en todas sus relaciones. Y a la vez, el otro miembro de la pareja también puede acompañar este hecho pensando “si tiene celos es porque me quiere realmente”, “si me ama, sentirá celos”…

Así se crea una idea de amor romántico totalmente nociva y falsa.

Es cierto que los celos pueden aparecer de manera puntual en cualquier relación, pero no son una amenaza mientras sean controlados e infrecuentes. Y mucho menos son una muestra de amar más o menos a una persona. Todo lo contrario, es un pensamiento egoísta.

Cuando hablamos de celos persistentes e incontrolados sin fundamento, la relación se ve sumergida en un caos de pensamientos y conductas descontroladas que no llevan a ningún bien.

¿Cuándo se convierten los celos en un problema?

Cuando los celos se convierten en una patología reciben el nombre de Celotipia.

La celotipia forma parte de los trastornos delirantes, ya que la persona cree firmemente en una idea falsa de que su pareja puede engañarle o le engaña, sin tener argumentos lógicos o una realidad que lo demuestre.

Estos celos extremos y enfermizos se pueden convertir en el centro de los pensamientos de la persona, llegando a influir en diferentes aspectos su vida. Por ejemplo, descuidando el trabajo, los estudios, los amigos, la familia, y por supuesto, conlleva graves problemas en la relación de pareja.

Los celos, ¿qué problemas de pareja conlleva?

Las personas que padecen celotipia tienen discusiones casi continuas con su pareja por el pensamiento constante de creer que le pueden ser infieles o que lo están siendo.

Son pensamientos obsesivos que despliegan una discusión tras otra y que pueden tener consecuencias graves como la vigilancia continua, vetar a la persona de hacer cosas o de ir a ciertos lugares, coartar la libertad de su pareja, prohibir ciertas amistades, o incluso llegar a una agresión.

Generalmente, una persona con celotipia cree que todas las cosas que oye y ve están relacionadas con la idea delirante de que le están siendo infiel, viviendo en una burbuja de paranoia continua. Para la persona celopática todo son pruebas que confirman su miedo, y por tanto, se siente la víctima de la relación.

¿Qué hay detrás de una persona tan celosa?

Inseguridad, baja autoestima, falta de confianza y una falta enrome de una educación sexual sana.

Cuando una persona se siente insegura y tiene la autoestima baja, le resulta difícil llegar a creer que su pareja pueda fijarse en ella y quererla realmente.

Todos estos pensamientos y emociones negativas, desembocan en un sentimiento muy grande de inseguridad y desconfianza hacia la pareja, creando los celos como el principal aliado de defensa en la relación.

Las personas con celotipia no han desarrollado una capacidad de amar sana y óptima, se convierten en personas dependientes afectivamente, ya que se aferran de una manera anómala a la pareja vetándola de su independencia por miedo a que ésta lo abandone.

Se crea una especie de sentimiento donde se considera que ciertas personas de su alrededor son mejores que uno mismo, formando la idea de que en cualquier momento su pareja lo puede cambiar porqué no vale lo suficiente.

Esto conlleva a una situación plenamente egoísta, pues lo importante no es la felicidad del ser amado,  sino conseguir por todos los medios que la pareja no le abandone.

¿Tiene tratamiento?   

Por supuesto.

Los celos se pueden tratar en consulta con una terapia específica y personalizada a la situación de cada relación. Y sobre todo, inculcando valores sanos en educación sexual y emocional.

En estos casos es muy importante identificar todas esos pensamientos que arrastran a la persona a pensar cómo piensa y a forjar ideas que dañan tanto la relación de pareja como a uno mismo.

Además, se trabajará la autoestima, la confianza, la seguridad en uno mismo  y se ayudará desarrollar un patrón sano de relación de pareja, lejos de todos los estigmas sociales que han condicionado el ideal de amor verdadero.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top