BDSM

Cómo sé que es un Amo de puta madre

noah-5-1486929

Cuando vas a buscar un hombre que sea dominante no puedes dejar de pensar en lo que los libros, series y películas han idealizado. Y aunque no es la verdad al 100%, a veces ni siquiera al 50%, sí que hay algo claro: son caballeros.

Pero para que un Amo pueda ser calificado “Amo de puta madre”, es decir, de esos que quedan pocos y que no se extinguieron con los dinosaurios, necesitan tener una serie de características que los distinguen sobre los demás:

  • No te pondrán en una tesitura. Nada más conocerlos, muchos “Amos” te hacen someterte. Algunos incluso van más allá con lo que generan una mala experiencia en el BDSM que puede darte una visión errónea. Pues bien, un buen Amo no lo hará, te dará tu espacio, conversará contigo las veces que haga falta, será tu amigo, tu confidente, tu pareja y tu amante, todo en uno. Y no buscará solo la parte sexual, lo querrá todo, pero al mismo tiempo cuidará de ti, aunque no lo veas. Porque quien ha de elegir a la persona a la que dar el control es la sumisa.
  • Un dominante y no un machista. Si nos vamos a la RAE la palabra machismo se define como “actitud de prepotencia del varón respecto de la mujer”. Muchos piensan erróneamente que un Amo es un machista, que sólo ve por lo que él quiere y delega a un segundo lugar a la mujer. Pero en BDSM, un Amo de puta madre no es así. Sí es cierto que, cuando se juega, el Amo es el dominante y la sumisa es quien ha de obedecer y dejarse hacer, pero siempre es consensuado; no se hace nada que la otra persona no quiera y, aún haciéndolo, es mediante un control para hacer a esa persona más fuerte. Para hacerle experimentar algo que se sabe le va a gustar y que, por sus miedos, teme ir más allá.
  • No te obligará. A nada que tú quieras, no te forzará a hacer algo que no te gusta, a mantener una relación constante de sumisión, a todo lo que tú no quieras que pase. Para ello tienes las palabras de seguridad que debes usar cuando las cosas te hagan sentir extraña, cuando tu cuerpo reaccione negativamente a lo que te está haciendo. Parará y hablaréis, porque la comunicación es lo más importante en la relación BDSM, lo mismo que la confianza mutua.
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top