CURIOSIDADES

Conviértete en gato y disfruta de más orgasmos

cat-649164_960_720

Más de una vez, entre las fantasías sexuales que se pueden llevar a cabo, hacerse pasar por un animal es una de las que más parejas hacen uso. El hecho de ser una “gatita” o un “león” es habitual en algunos juegos eróticos para “calentar el ambiente”.

Y si bien es posible que te hayamos hecho pensar en eso con el título, lo cierto es que no es así realmente. Hablamos de una postura sexual que, para las mujeres, puede ser la mejor posible. ¿Y cuál es? La de la lengua de gato.

La posición de lengua de gato es una de las más apreciadas para el sexo oral en la mujer. Y es posible que tu cabeza ya esté haciendo cábalas para practicarla o pensando en cómo sería. Pues bien, es una postura en la que la mujer debe acostarse boca arriba y abrir las piernas que su pareja debe elevar para levantar un poco la pelvis. Después, deberá acercar su rostro a la vulva y, como si fuera un gato, lamer de manera corta, dando besos, despertando el placer, como si realmente estuviera lavándose o bebiendo agua.

En este caso es el hombre el que tiene que centrarse en utilizar la lengua, y no las manos o juguetes eróticos.

Si hablamos de resultados, la lengua de gato es una de las posturas o técnicas sexuales en las que las mujeres disfrutan más y los orgasmos son más intensos debido a que se centran en la zona más erógena y con la que se producen más orgasmos: el clítoris.

Esta técnica sexual tiene un inconveniente y es que, aunque el olor femenino suele ser un afrodisiaco para los hombres, hay algunos que no lo soportan, y en el caso de las mujeres, cuando están más excitadas, su olor se hace más potente. Por ello, hay que tener cuidado, bien utilizando algún desodorante íntimo, colonia sin alcohol o incluso un cambio en la alimentación (que ayuda a que no haya tanto olor corporal).

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top