BDSM

Góticos y BDSM, ¿qué tienen en común?

venice-2092594_960_720

Si conoces un poco el mundo del BDSM, sabrás que el atuendo e instrumentos que suelen llevar son muy parecidos a otro movimiento subcultural. Nos estamos refiriendo a los góticos.

Los góticos pueden estar interesados en el BDSM o puede que no. Es por eso que hoy vamos a hablarte de ellos y de la relación, o no, con respecto a la dominación y sumisión.

Los góticos

Los góticos, como hemos dicho antes, son un movimiento subcultural que comenzó a finales de la década de los 70 y mediados de los 80 en Reino Unido y, de ahí, se extendió a otros países. Se basa en un rock gótico y su estética e inclinaciones culturales vienen influenciadas por la literatura de terror, películas de terror y, en muy pocos casos, la cultura BDSM (es decir, que de todas las influencias, el BDSM es el menor de todos).

De hecho, en julio de 1982 se inauguró en Londres el primer club nocturno gótico, “Batcave”, donde servía de encuentro para todas las personas que se consideraban góticas y que necesitaban un lugar donde sentirse a gusto con sus iguales.

En otros países también comenzaron a darse grupos góticos pero no fue hasta finales de los 80 y principios de los 90 que empezaron a salir y a ser llamados con muchos nombres.

¿Y el BDSM?

En cuanto al BDSM, a diferencia de lo que conocemos, entre los góticos es más normal que sea la mujer la que lleve las riendas, es decir, hay una dominación femenina (siempre consensuada) con algunas prácticas como son:

Humillación verbal.

Sexo oral forzado. Donde la mujer obliga al hombre a que le proporcione placer sexual controlando su cabeza para ello.

Facesitting. Una variación del sexo oral forzado donde la mujer se sienta literalmente en la cara del sumiso para que haya una estimulación vaginal o anal.

Azotes.

Adoración de pies.

Pisotear. Cualquier parte del hombre, incluso sus genitales.

Orgasmo arruinado.

Consolador. Para penetrar al hombre analmente.

Lluvia dorada. Orinar encima del hombre.

Tortura de genitales.

De esta manera, puedes ver que el BDSM y el ser gótico no tiene mucho que ver, aunque ambos vistan de forma parecida o utilicen instrumentos como collares o cadenas. Solo un mínimo por ciento de los góticos también practican el BDSM y, la mayoría, con dominación femenina (aunque no siempre).

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top