bienestar

Las reglas imprescindibles para hacer fisting

strength-1148029_960_720

¿Has oído hablar del fisting? ¿Sabes lo que es? Es una práctica sexual que no gusta a todos, y que puede ser muy desagradable. Hablamos de introducir el puño en el ano. ¿Se te ha formado ya la imagen en tu mente?

Esta práctica, si bien podría parecernos asquerosa, en realidad suele gustar mucho a quien la practica porque, si se hace bien, no solo no es peligrosa, sino que además es muy placentera. Pero, y lo repetimos, hay que hacerla bien porque esa zona que se toca, el ano, es muy sensible y cualquier roce puede generar una herida que se puede infectar y provocar problemas muy, muy graves. Es por eso que a la hora de hacerlo hay una serie de recomendaciones a tener en cuenta:

Cuando se realiza fisting no se puede llevar en la mano ningún anillo, cadena, etc. De hecho, en algunos casos se recomienda que se coloque un guante o un preservativo para evitar que se pueda hacer daño en el conducto. Así mismo hay que tener mucho cuidado con las uñas, sobre todo si se abre la mano dentro, para no arañar o herir, sin querer, esa zona por lo anterior.

Se requiere que, previamente, haya habido una higiene del recto, normalmente a través de laxantes que limpien toda esa zona. Si bien es cierto que hay personas que gustan de jugar con la materia fecal, no es lo habitual y puede ser muy desagradable tanto para la persona que se deja hacer como para quien lo hace.

No es conveniente hacer fisting si se han consumido alcohol o drogas. Primero, porque puedes no notar el dolor y por tanto no avisar hasta que ya es demasiado tarde; y segundo porque puedes no controlar los movimientos y provocar un daño importante en esa zona.

Hay que ser muy cuidadosos con el ano, sobre todo en el esfinter anal ya que hablamos de un músculo muy frágil que se puede dañar fácilmente. Es mejor estimular esa zona antes de introducir algo como un puño y siempre acompañándolo de lubricantes para que la penetración no sea tan dolorosa.

El fisting, para gustar de verdad, hay que practicarlo varias veces. La primera solo sentirás incomodidad pero no sabrás decir realmente si te gusta o no hasta que lo pruebes más veces.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top