BDSM

Mi Amo me castiga… ¿eso son malos tratos?

mujer-rubia-con-las-manos-atadas_1122-685

Dentro del BDSM, la obediencia es uno de los pilares fundamentales entre Amo y sumisa. Sin embargo, cuando la sumisa (o el sumiso) no acata las órdenes, la mayoría de veces se tiene que llevar a cabo un castigo.

El castigo en BDSM no es otra cosa que una pena que se impone a un/a sumiso/a por su mala conducta. No hay un código de normas para el castigo ya que cada Amo sabe lo que le puede hacer más “daño” o que haga que la persona a su cargo se sienta peor, no concretamente daño físico o dolor. Hablamos por ejemplo de la privación de algo, de quitarle ciertos privilegios, hacer cosas que no le gustan y sí, también podría ser el castigo corporal, siempre que haya sido consensuado con el/la sumiso/a.

El castigo no es una forma de aumentar la dominación del Amo/a sobre la/el sumisa/o sino como parte de un entrenamiento para que entienda que no ha de volver a hacer aquello que ha generado el castigo. Se puede decir que el castigo es una prueba de que el Amo/a está pendiente de la persona a su cargo, de su sumisa/o y de que haga las cosas bien. Por eso, cuando se inflige un castigo, no es algo que se disfrute por ninguno de los dos, pero que ha de llevarse a cabo por el Amo/a para enseñar.

Hay que recordar que, en BDSM, el dolor, el regañar, el sexo duro, las molestias, la humillación, etc. siempre que haya sido consensuado, tienen un objetivo concreto y es recordarle al sumiso o a la sumisa la relación que tiene con su Amo/a y que está supeditado/a a él/ella en esos momentos teniendo que obedecer sin rechistar (por supuesto, esto no quiere decir que deba rebajar su autoestima o que se hiera psicológicamente, eso no sería BDSM).

En ocasiones, son los propios sumisos los que buscan ese castigo como una necesidad de experimentar el poder de esa persona sobre ellas, una forma de saber que siguen siendo importantes, que estén atentos a lo que hacen. Ellos saben hasta dónde estirar ya que, muchos Amos, consideran que, en una relación de BDSM de dominación y sumisión, ellos no tienen tanto poder como parece, son los sumisos los que establecen los límites para que ellos no puedan pasarlos.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top