BDSM

¿Qué tipos de castigos puede usar un Amo?

argument-238529_960_720

En la dominación, una persona es la que ejerce el control sobre otra haciendo que deba claudicar los intentos de ella para que acepte ser dominada. Esto, a menudo, se realiza mediante los castigos que no son otra cosa que penas que se imponen a los sometidos debido a una falta.

Se trata de una forma de disciplinar a esa persona. Pero no hablamos, o al menos no exactamente, de un castigo corporal sino más bien de una suspensión temporal de algo que esa persona quiere, quizá que ansía, o bien la realización de tareas que no le gustan.

Te ponemos un ejemplo: Tienes un Amo y haces algo que lo enfada. Como castigo, ese dominante puede negar tu placer, bien impidiendo que alcances el orgasmo, que te toques, o provocando que llegues al límite pero no te deje hacerlo. Tranquila, es solo temporal y solo cuando aprendas el motivo por el que te castiga y que vea que no lo vuelves a hacer, esa suspensión será eliminada.

En ocasiones los castigos pueden ser vistos como una forma de negar a alguien el placer, o simplemente de que haga cosas que la otra persona no quiere hacer pero partimos de la base de que, en la dominación y sumisión, la persona dominante es la que conoce bien a la sumisa y que sabe el camino por el que ir para que ella (o él) sean mejores y puedan alcanzar esos deseos íntimos. No hablamos, para nada, de rebajarse o de atentar contra la autoestima de esa persona sumisa, es solo un correctivo dentro del rol de dominante y sumisa.

¿Y qué castigos nos podemos encontrar? Hay varios y el dominante suele ser el que lo escoge en base a la falta que se haya cometido. Así, tienes:

Castigos físicos: azotes, latigazos, o cualquier otro castigo corporal que se le ocurra. Siempre manteniendo que sea consentido y seguro para la otra persona.

Castigo mental: hay que tener cuidado con este ya que puede dañar la autoestima de la sumisa o hacer que el daño sea mayor.

Castigo en acciones que no gusten: por ejemplo recoger la mesa, o fregar… Deben ser actividades que no les guste realizar a la persona y que se lo tome como un verdadero tormento (a menudo suelen ir acompañadas de algún tipo de juego más, por ejemplo colocando pinzas en los pezones o incluso un vibrador sin que tenga permiso para alcanzar el clímax).

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top