Cristina Callao

Suelo Pélvico ¿y eso qué es?

mujeres-con-una-pierna-sobre-una-pelota_1163-979

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Su función es sostener los órganos pélvicos; vejiga y uretra, útero y vagina; y recto, en la posición adecuada porque de ello depende su normal funcionamiento.

El suelo pélvico está compuesto por un grupo de músculos que conviene reforzar y tonificar como cualquier otro músculo más del cuerpo.(Hay que darles la misma importancia que a nuestros bíceps o cuadríceps).

Es por eso que los ejercicios de suelo pélvico son altamente recomendables para prevenir y también trabajar cuando existe alguna problemática como algunas disfunciones sexuales como el vaginismo, la dispareunia o la eyaculación precoz. Por ende, la mejora de nuestro suelo pélvico, también nos ayudará a tener mejores relaciones sexuales.

El suelo pélvico es una pieza clave en las relaciones sexuales tanto en el hombre como en la mujer. Forma parte del mecanismo de la erección y control eyaculatorio en el hombre y en la intensidad y calidad del orgasmo en la mujer.

Hay etapas en la vida de las mujeres donde el suelo pélvico sufre de manera especial. Tal es el caso del embarazo, parto y pos-parto; y, posteriormente, todo el periodo de la menopausia. Por ello, mantener un correcto estado de la musculatura del suelo pélvico facilita el parto y la recuperación posterior.

Por otro lado, la debilidad de la musculatura del suelo pélvico es responsable de patologías tales como los prolapsos o descensos de vísceras abdominales y también de distintas disfunciones sexuales. El trabajo del suelo pélvico asegura una mejor flexibilidad de la zona y por tanto, aseguran los fisioterapeutas, más elasticidad, movilidad y menos dolor.

Hay mujeres, incluso jóvenes, que tienen dolor durante la penetración y ello frena el orgasmo, lo que impide que haya una relación sexual satisfactoria.

Pero si hay una patología donde el suelo pélvico juega un papel crucial esa es la incontinencia urinaria. Según datos proporcionados por el Hospital San José de Madrid, el 45% de las mujeres tiene este problema a lo largo de su vida. Pero éste y todos los demás trastornos pueden ser prevenidos y tratados manteniendo en buen estado de esta musculatura. Por ello es muy importante que todas las mujeres -tengan o no alguna patología-, aprendan a realizar estos ejercicios y los incorporen a su rutina diaria, ya que el beneficio es apreciable en cualquier momento a lo largo de la vida de la mujer.

Además de los beneficios anteriores, cabe añadir que el trabajo del suelo pélvico ayuda a optimizar la postura global corporal y a mantener el abdomen firme, e incluso mejora notablemente los síntomas de distintas patologías que afectan a la columna vertebral, como la escoliosis.

¿Cómo se trabaja el suelo pélvico?

Las rutinas a realizar son desde los famosos ejercicios de Kegel (contracción músculos perineales) y los abdominales hipopresivos, hasta los puramente específicos para ejercitar las distintas zonas del suelo pélvico.

Obviamente, cada persona es diferente y dependiendo de la casuística se puede trabajar con  diferentes instrumentos como corrientes eléctricas, conos vaginales, bolas chinas, etc.

Es fundamental el trabajo guiado por especialistas (fisioterapeutas del suelo pélvico), que te enseñen a conocer tu cuerpo y a realizar correctamente los ejercicios. Si el tratamiento no se abandona, éste será muy eficaz, pero el seguimiento es esencial, pero es imprescindible el trabajo multidisciplinar

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top