BDSM

Instrumentos de BDSM: las mordazas

DL00485-2

Seguro que has visto en algún vídeo de BDSM cómo las personas sometidas hacen uso de unas mordazas, es decir, un aparato colocado en la boca para impedir que hablen, así como que cierren la boca. Es uno de los instrumentos más utilizados en BDSM que aporta un grado de placer en muchos debido a que se pueden escuchar gemidos de placer, o de dolor, así como ahogar los gritos de la sumisa, sobre todo si se está en una zona donde puede escandalizarse a los vecinos.

Las mordazas son instrumentos muy utilizados pero también muy variados en el mercado de los juguetes sexuales. Cuando se entra en un juego de dominación, es posible que se plantee el uso de este elemento pero no todas las personas lo toleran. De hecho, como primera prueba, siempre se utiliza un pañuelo de seda o unas medias para saber cómo reacciona la persona ya que, dependiendo de esa prueba, se puede pensar en una mordaza más profesional o no.

En general, puedes encontrar:

Cintas. Se colocan encima de la boca de las sumisas y sellan totalmente la boca. Esto impide que se utilicen los labios con lo que a menudo las dejan al margen porque eliminan parte de las zonas erógenas del cuerpo, tanto masculino como femenino. Algunas ocasiones lo que hacen es introducir algo en el interior de la boca y taparlo con cinta. Esto puede ser peligroso porque podría atragantarse al perderse con la excitación.

Bolas. Son quizá las más adecuadas porque, al venir con correas para sujetar, no tienen el peligro de ser tragadas. Impiden fácilmente el habla y solo escucharás gemidos.

Penis-gag. Son mordazas algo más duras porque además cuentan con un pene artificial doble, uno para la boca de la sumisa, y otro que sobresale. Se usa cuando la persona dominante es mujer.

Anillas. Las anillas se colocan para impedir que se cierre la boca. Se usan sobre todo para el sexo oral ya que, de esa forma, la persona sometida no puede negarse a que el dominante introduzca su pene y la haga disfrutar de él (o no).

La elección depende de la pareja que vaya a practicar con ellas aunque pueden llegar a ser incómodas si se tienen mucho tiempo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top