MaryAsexora

Príapo y su eterna erección

Príapo - Fresco pompeyano. Museo Arqueológico de Nápoles

Este mes vuelvo a la carga con otra de esas historias que unen divinidades y sexo. La historia de Príapo.

Príapo era una divinidad menor de la mitología griega. Sus adeptos se encontraban entre las zonas rurales porque le consideran un protector de los rebaños, cosechas, cultivos y huertas. Además, le consideraban un dios menor de la fertilidad y de la fecundidad masculina y utilizaban sus representaciones como amuleto contra el mal de ojo.

Y hablando de representaciones. Sabréis rápidamente que estáis delante de una imagen de Príapo, porque es representado con un enorme pene en erección. Y cuando digo enorme, quiero decir descomunal. Vamos, que Príapo no tiene nada que envidiarle al negro del whatsapp.

Que se le represente con un descomunal pene erecto, no es fruto del azar. Tiene su explicación y os la cuento a continuación.

La versión oficial dice que Príapo es hijo de Dionisio, Dios de la vendimia, el vino y el éxtasis, y de Afrodita, Diosa del amor, el deseo y la belleza. Sin embargo, las malas lenguas, las leyendas, cuentan que Príapo fue fruto de una infidelidad de Afrodita a Dionisio con un antiguo “rollete” de esta, con Adonis.

Afrodita ya estaba liada con Dionisio cuando éste hizo un viaje a Oriente. En su ausencia, ella le puso los cuernos con un antiguo noviete, Adonis. Cuando Dionisio volvió del viaje, ambos siguieron juntos como si nada, pero claro, cuando el embarazo ya no se pudo ocultar más, Afrodita se marchó a Lámpsaco a dar a luz.

Y aquí es cuando entra en escena Hera, esposa y hermana de Zeus. Entre otras muchos cargos que ostenta Hera, era la Diosa de las mujeres y del matrimonio. Y claro, lo que le hizo Afrodita a Dionisio no le gustó demasiado, lo consideró una traición al matrimonio. También hay que decir que Hera tenía ya atravesada a Afrodita de antes. Tiempo atrás, perdió el concurso de “miss Diosa” ante ella. Se organizó un concurso para elegir a la Diosa más bella y ganó Afrodita.

Así que, entre una cosa y otra, entre la tirria que ya le tenía a Afrodita y su relación extramatrimonial, Hera decidió castigarla condenando a Príapo a tener siempre el pene erecto y a no poder reproducirse.

Hoy en día, la enfermedad que provoca una erección prolongada y dolorosa no causada por la estimulación o la excitación, se la conoce como priapismo.

Y ahora ya sabéis cuál es su origen.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top